Seleccionados los proyectos de la VII edición de Beniaján Microacciona

Hace unas semanas, tras la valoración realizada por el jurado de los 18 proyectos presentados a la convocatoria de este año, se comunicó a los seis equipos ganadores que habían sido los seleccionados para llevar a cabo sus propuestas; y el pasado martes, 27 de septiembre, tuvo lugar en el Auditorio de Beniaján la primera reunión con la organización del festival para ponerlas en marcha.

Todos los proyectos elegidos han sabido alinearse con la esencia de Microacciona, que es trabajar con realidades, personas y colectivos del territorio de Beniaján poniendo en valor la experiencia artística como herramienta para la mejora social. Las propuestas van a utilizar disciplinas que van desde la música al teatro, pasando por las artes plásticas, la performance o las nuevas tecnologías y, para ello, cuentan con los 700€ asignados por las entidades convocantes, tal y como se establecía en las bases.

Uno de los proyectos seleccionados, “Viaturas”, está liderado por la artista Ana Mula, y quiere invitar a la comunidad de Beniaján a participar en una investigación multidisciplinar donde se compartan experiencias de diferentes personas viajando en transporte público o en coche, ya sea como conductor o pasajero. Tal y como la propia artista manifiesta en la argumentación de su propuesta, el tiempo que pasamos en tránsito, lejos de ser un tiempo perdido, puede ser disfrutado como un viaje introspectivo en el que reflexionar, revisitar acciones, fraguar pensamientos o concebir ideas, procurando un progreso personal, planeando y estructurando el futuro. Con todo ello quiere trabajar Ana Mula, transformando las vivencias compartidas en una creación conjunta basada en la danza contemporánea y el arte performativo.

“Toda una vida” es el proyecto de musicoterapia que proponen desde Vuela Música para llevarlo a cabo concretamente en el Centro de Estancias Diurnas de Beniaján. Va a ser la primera vez que el festival se introduzca en este equipamiento de la localidad, trabajando con un perfil tan específico y sensible como son las personas mayores que lo utilizan a diario. Microacciona quiere proporcionarles una experiencia lúdica en favor del envejecimiento activo y saludable, adaptada a limitaciones y canalizadora de capacidades; pero, sobre todo, pretende poner en valor  la cultura del respeto y el trato digno que debemos a esas personas que tanto lucharon cuando les tocó construir la sociedad que hoy disfrutamos. La propuesta finalizará con una actividad intergeneracional en la que puedan tomar parte también sus familiares.

Este año repiten en Microacciona las artistas Inma Latorre y Nana Pez, proponiendo un taller destinado a mujeres bajo el título “Tejedoras de vínculos”. Se trata de que las participantes, como grupo amplio y diverso, puedan explorar la noción del vínculo mediante técnicas de arteterapia que utilizan la costura como metáfora. Se establecerán dinámicas de grupo que favorezcan la cohesión, el diálogo y la reflexión en torno a las relaciones y al amor compasivo entre personas. El proceso vivencial y creativo culminará con la realización de un tapiz colectivo compuesto por retales heredados o telas recicladas, cosido a puntadas de empatía y presencia: un collage que aúne las diferentes representaciones de las formas de vivir y sentir el vínculo.

Las artes plásticas también tendrán cabida en el festival a través de la microacción “Las sin sombrero” de Teatro Edmundo Chacour, pues va a consistir en un taller de elaboración de escenografías para dicha obra teatral. La idea es que, además de fomentar la creatividad y la imaginación entre quienes participen en la actividad, se realice un acercamiento a lo que significó para nuestro país la Generación del 27 y su trascendencia a la hora de defender valores como la igualdad de género, la justicia social o el libre acceso a la cultura. El resultado de los trabajos será mostrado a través de una exposición y también se utilizará para la puesta en escena de algunos de los pasajes de la obra, contando para ello con la participación del elenco actoral del colectivo.

Otra experiencia relacionada con las artes escénicas es la que propone Sara Sáez desde Teatro Silfo con “Encaja-T”, en este caso destinada especialmente a público infantil. Partiendo de la utilización de cajas de cartón y otros materiales reciclables, la actividad tratará de fusionar sostenibilidad y creatividad. Cada participante elaborará una pieza artística dando rienda suelta a su imaginación, tratando de hilar luego con todas ellas una dramaturgia conjunta. El objetivo, en definitiva, es construir una historia que relacione esos elementos como si fuera una pequeña obra teatral; pero sobre todo, se quiere propiciar un ambiente divertido para los más pequeños donde reine la empatía y el trabajo en equipo.

La sexta propuesta seleccionada, “#BFF WTF? LOL #YOLO”, viene de la mano de Trama Teatro y busca generar un espacio de toma de conciencia de los jóvenes sobre su relación con los dispositivos móviles a través del uso de herramientas teatrales, además de motivar el entendimiento intergeneracional acerca de este tema. En las cuatro sesiones programadas, se potenciará el contacto con tacto y la comunicación presencial, corporal, no verbal;  interacciones que se han ido descuidando entre los adolescentes contemporáneos, una pérdida acrecentada sobre todo tras el confinamiento.

Próximamente se concretarán las fechas de inicio de las distintas acciones del festival, que se abre a los colectivos y a la ciudadanía de Beniaján para que participe de ellas. Para obtener más información, se puede contactar a través de los teléfonos 968824114 / 607182098. Una vez finalizadas las seis experiencias, a primeros de diciembre, se llevará a cabo una jornada conjunta de cierre y puesta en común de resultados, donde convergerán los testimonios y reflexiones que hayan surgido desde los distintos proyectos.

Microacciona es fruto del estrecho trabajo en red que se mantiene entre el Auditorio y Centro Cultural de Beniaján (Ayuntamiento de Murcia) y el Centro Comunitario La Estación (Fundación Cepaim). Un festival consolidado que volverá a llenar la localidad de experiencias de arte social, pero que ya se contempla también como un referente y buena práctica que podría replicarse en otros territorios.

Fundación Cepaim organiza Microacciona desde el proyecto Periferia-S, financiado por la Consejería de Mujer, Igualdad, LGTBI, Familias y Política Social de la Región de Murcia.

Ocio y nuevos saberes para ampliar horizontes

Como cada verano, el centro de Cepaim en Murcia ha llevado a cabo las Aulas de Creación Artístico-Científicas destinadas a público adolescente del municipio, cuya programación se impulsa desde el proyecto Periferia-S con la financiación de la Consejería de Mujer, Igualdad, LGTBI, Familias y Política Social de la Región de Murcia.

Las actividades organizadas este año, manteniendo su carácter formativo y de ocio saludable, han tocado temas tan diversos como la arteterapia, la ornitología, el reciclaje o la robótica; se trataba de cumplir con todas ellas el objetivo de favorecer el aprendizaje de nuevas áreas y disciplinas entre las personas participantes, pero también perfeccionar el idioma, desarrollar habilidades sociales y construir vínculos entre iguales. En total, han sido cuatro las acciones enmarcadas en su programación, llevándose a cabo una de ellas en la sede de Cepaim del murciano Barrio del Carmen y tres en el Centro Comunitario Intercultural La Estación de Beniaján.

El taller “Robótica y Programación” ha sido la propuesta realizada en El Carmen del 4 al 7 de julio, con el apoyo de la academia tecnológica Conectados. Con ella, una docena de participantes se han iniciado en el mundo de la programación de juegos por ordenador y también pudieron crear sus prototipos de robot.

Programación de juegos por ordenador
Acercamiento lúdico al mundo tecnológico a través de la robótica

En el CCI La Estación, las tres acciones formativas se han dirigido a las personas participantes en las colonias urbanas de Caixa Proinfancia y a grupos del Programa 13/17. El centro comunitario se ha convertido todo este mes de julio, por vez primera y gracias al trabajo en red que se viene tejiendo entre instituciones, en el espacio de referencia donde adolescentes de ambas escuelas de verano han compartido vivencias y actividades. Las Aulas de Creación de 2022 han venido a reforzar y ampliar, por tanto, la programación de dichas escuelas, ofreciendo diversión y entretenimiento a más de 40 chicos y chicas.

En primer lugar se organizó el taller “Nuestros amigos invisibles”, dedicado a conocer diversas aves propias de la zona gracias a la colaboración de un ornitólogo local, Mauricio Ruiz. La experiencia contó con una charla formativa y una interesante salida interpretativa a lo largo de la Vía Verde de la Cordillera para identificar, bien por el tipo de sonido que emiten o por su forma de volar, a algunas de las especies que la frecuentan.

Charla durante el taller «Nuestros amigos invisibles»
Salida interpretativa para la observación de aves en la Vía Verde

Otro de los talleres, denominado “Identidad / Diversidad” e impartido por la artista Inma Latorre, se dirigió a explorar la identidad individual con una propuesta lúdica basada en técnicas de arteterapia y, desde ahí, promover, acoger y reflexionar también sobre la diversidad en lo colectivo. Utilizando distintas dinámicas a lo largo de las sesiones, el grupo participante se fue adentrando en la técnica del collage, de la escultura en arcilla y del mural como medios para la expresión artística y emocional.

Collages elaborados en «Identidad / DIversidad»
Exposición de trabajos de los participantes

Por último, las Aulas de Creación de este año han contado con la participación de Sandra Fernández, fundadora y creadora de “Menor Plastic”. Los chicos y chicas asistentes conocieron de primera mano la trayectoria de esta emprendedora que ha sabido aunar en su empresa concienciación medioambiental, sostenibilidad, reciclaje y creatividad en favor de uno de los ecosistemas más frágiles y deteriorados de nuestro entorno: el Mar Menor.

Ocio y nuevos saberes para ampliar horizontes. El de una juventud que ya está labrando su futuro en sana convivencia.

Sesión formativa con Sandra Fernández de «Menor Plastic»

Se abre la VII Convocatoria de selección de proyectos para el festival Beniaján Microacciona

El Centro Comunitario Intercultural “La Estación” dependiente de Fundación Cepaim, junto al Centro Cultural y Auditorio de Beniaján, pertenecientes a la red de espacios culturales del Ayuntamiento de Murcia, ponen en marcha la VII convocatoria para la selección de proyectos de arte y acción social a desarrollar en el marco del festival Beniaján Microacciona 2022.

El plazo para recibir las propuestas arranca este 9 de julio, un día después de publicarse las bases, y permanecerá abierto hasta el próximo 4 de septiembre. Tras la valoración de los proyectos recibidos, en esta edición serán seis los que consigan un apoyo económico de 700€ cada uno para su ejecución durante el festival Beniaján Microacciona 2022, que se desarrollará el próximo otoño.

A la convocatoria se podrán presentar artistas o profesionales de la acción social mayores de edad, a título individual o colectivo. Los proyectos que se buscan han de ser creativos e innovadores, utilizando cualquier disciplina artística como herramienta a la hora de abordar una temática social detectada en el territorio de Beniaján. Como parte de la esencia del festival, se valorará la posibilidad de implicar a colectivos y entidades locales en el planteamiento del desarrollo o la ejecución de la propuesta.

Fundación Cepaim apoya Microacciona desde el proyecto PERIFERIA-S que se viene llevando a cabo en el CCI La Estación, financiado por la Consejería de Mujer, Igualdad, LGTBI, Familias y Política Social de la Región de Murcia.

Una de abejas

El trabajo comunitario que se desarrolla en los territorios de intervención de Cepaim, da como resultado la puesta en marcha de actividades conjuntas con entidades de los mismos, poniendo de relieve la importancia de las redes de colaboración que se tejen en nuestros barrios y ciudades en favor de la ciudadanía. Así ha ocurrido en Beniaján, en este caso, con la Escuela de Educación Infantil La Naranja, centro educativo para el que se ha diseñado la actividad “Una de abejas” en el CCI La Estación.

Esta actividad ha sido una propuesta de Periferia-S que venía a complementar un proyecto educativo impulsado y desarrollado desde el colegio durante el segundo trimestre escolar que ahora termina, dedicado al mundo de los insectos en general y a las abejas en particular. El universo de las abejas, sus cualidades y beneficios en favor de nuestro ecosistema, ha centrado también las actividades organizadas en el marco de la Semana Cultural de La Naranja. Y también han sido las abejas las protagonistas de la jornada vivida en La Estación el pasado 7 de abril, con la asistencia de todo el alumnado del colegio.

Esa mañana, en el centro comunitario fueron recibidos los más de 60 niños y niñas que cursan educación infantil en La Naranja, organizando en las instalaciones de Cepaim diversas paradas en las que, por grupos, pudieron conocer de una manera lúdica la importancia de estos insectos. En una de las paradas se proyectaban audiovisuales temáticos de dibujos animados. En otra, se pudo dar rienda suelta a la creatividad, pintando abejas con las que se fue componiendo un mural convertido en enjambre multicolor. La tercera parada proponía una dinámica que consistía realizar un circuito que replicaba el proceso de recolección de polen, en el que no faltaban referencias a las amenazas que sufren las abejas convertidas en obstáculos a lo largo del recorrido. Y, por último, dos apicultores cargados con todo su instrumental de trabajo, ofrecieron una breve charla al público infantil que terminaba con la degustación de rica miel procedente de colmenas de nuestra zona. Además del personal técnico de La Estación y de las maestras responsables de los grupos, para dinamizar la actividad se contó con la colaboración de personas voluntarias.

El resultado fue una mañana divertida, amena y enmarcada en la maravillosa primavera murciana a la que ya hemos dado la bienvenida… pero dotada igualmente de contenidos y con el carácter de sensibilización medioambiental que también se impulsa desde La Estación. Trabajo en red y concienciación de la ciudadanía desde la infancia: pilares básicos del proyecto Periferia-S de Cepaim, que financia la Consejería de Mujer, Igualdad, LGTBI, Familias y Política Social de la Región de Murcia.

Los muros crean personas impotentes e indefensas. Pero por muy altos o dañinos que sean, las personas seguirán intentando saltarlos

El Dr. Nabil Sayed-Ahmad Beiruti impartió ayer, 17 de noviembre, en el marco del proyecto Periferia-S, una conferencia sobre cómo funciona el binomio migración – bienestar biopsicosocial.

… Los muros de la intolerancia, la incomunicación, de la mirada prejuiciosa, del estereotipo y la cerrazón.

… Los muros de alambre con concertinas o de mares bravos y barcas a la deriva.

… Los muros de hormigón armado o los invisibles que dibuja el mercado.

Hay muchos muros, pero por muy altos que sean, las personas seguirán intentando traspasarlos. Eso y sólo eso es consustancial a la especie humana, una especie en continuo cambio y movimiento, en busca de la supervivencia o de una vida mejor. Una especie que camina, a veces hacia la utopía (como decía Galeano), a veces hacia la destrucción (como indican los estudios sobre el cambio climático), pero siempre en constante cambio, en continua búsqueda.

Son algunas de las reflexiones que nos dejó Nabil Sayed-Ahmad Beiruti, psiquiatra, gran comunicador, de larguísima experiencia en el trabajo con personas migrantes y todo tipo de pacientes y colectivos.

Desde su enfoque de medicina holística y humanista, tratar a las personas sólo en su dimensión biológica es tan pobre como hacerlo sólo desde las creencias. Cuando nos encontramos con un paciente (migrante o no), somos un conjunto de profesionales que queremos ayudar a superar el dolor o malestar que esa persona nos transmite.

Para este doctor, la mejor forma de ayudar es hacerlo desde un enfoque biopsicosocial donde las tres dimensiones funcionan a la vez, de forma horizontal: la parte puramente biológica del cuerpo; la parte emocional y psicológica de la mente y todo el constructo social en el que se mueve esa persona.  Por eso, empezó enmarcando el proceso migratorio en el contexto actual de las migraciones, las políticas migratorias que se están llevando a cabo y el relato que hacen los medios de comunicación sobre la realidad migratoria. Porque la persona que migra no es un ente aislado del mundo que le rodea, sino una consecuencia del mundo en que vivimos. Y viene con un pasado, unas creencias, un idioma. Y sueña con encontrar un trabajo, una familia, y poder regresar lleno de prosperidad para invertir en que su país crezca. Como en su día soñaron millones de españoles que fueron a Europa y América con las mismas ideas. Algunos volvieron. Otros no. Igual que esas personas migrantes con las que nos encontramos día a día en la cola del empadronamiento, en la oficina del paro, en el mostrador del centro de salud, a última hora en el supermercado para comprar las ofertas, etc. Lo mismo sienten ellas: miedo, expectativas, frustración, incomprensión, etc.

Y por eso, porque sienten igual, Sayed-Ahmad huye de crear síndromes exclusivos de la persona migrante. Porque no es que la migración sea causa de enfermedad, en sí misma, sino que puede producir algunos efectos similares en las personas no migrantes, pero se manifiestan de otro modo.

Eso no quiere decir que haya que abordarlo de la misma forma, sino que, si se manifiesta de otro modo, también habrá que intervenir teniendo en cuenta las diferencias. Sobre todo, las diferencias culturales, preocupándose un poco por conocer la cultura de la otra persona. No se trata de tener un conocimiento experto sobre cada cultura. Se trata más de tener una actitud abierta y comprensiva, que quiera entender al otro, verle en toda su dimensión, mostrar empatía.

Su vasta experiencia y su mirada de migrante, nutrió con múltiples ejemplos cada noción brindada por el conferenciante, desde la definición de qué es el proceso migratorio, hasta las opciones para la intervención, pasando por las múltiples facetas que se pueden ver afectadas por el proyecto migratorio: depresión, estrés, indefensión aprendida, frustración culpable, etc. Son términos que al escuchante profano en medicina pueden resultarles extraños, pero al traducirlos a ejemplos, resonaban en nuestra experiencia:

Por ejemplo, ¿por qué una persona a la que estás atendiendo viene con prisas, enfadada, con urgencias, sin saber expresarse? Se llama desgaste cognitivo y consiste en la pérdida de herramientas comunicativas a causa del fuerte estrés al que se encuentra sometida esa persona. Y así con cada ejemplo que iba desgranando. Decía el Dr. Sayed-Ahmad a lo largo de su presentación que cada diapositiva podía dar para una charla entera. Y buena razón tenía.

Acabó con unas pinceladas sobre la importancia de la educación y las redes comunitarias. El centro educativo como un espacio donde derribar los muros. Y el barrio como un lugar donde encontrarse y hacer ese ejercicio de escuchar y conocer a cada cual en su diferencia, a cual en su diversidad, a cada cual en su semejanza.

Nos quedamos con ganas de más. De seguir escuchando a este hombre sabio que tanta luz estaba dando sobre muchas de las cosas incomprensibles que nos encontramos día a día. Y por eso esperamos que esta charla pueda tener continuación en un futuro próximo, tal vez con la primavera, y nos regale un encuentro presencial.

De cualquier forma, ya fue bueno poder pararnos un rato a pensar, a aprender, a tomar cierta distancia del día a día de nuestro trabajo. De nuestras propias prisas. Del papeleo que nos come. ¡Qué bueno poder reunirnos (virtualmente) un grupo de personas con preocupaciones similares!

Son buenos y necesarios los momentos que nos trae el proyecto Periferia-S para que sigamos dotándonos de herramientas que hagan nuestro trabajo más eficaz, más humano, con mejor impacto para las personas y comunidades con las que trabajamos.

Para rearmar las muletas que nos ayudan a seguir caminando hacia la utopía…

…Porque “la utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Entonces, ¿para qué sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar».

Y, a veces, también para saltar y derribar muros.

Historias de vida de mujeres, arteterapia para personas mayores y una experiencia radiofónica destinada a escolares, protagonizan la programación de Microacciona 2021

El festival de arte y transformación social que vienen organizando de manera conjunta el Ayuntamiento de Murcia y Fundación Cepaim en Beniaján, alcanza su sexta edición.

El pasado mes de septiembre se produjo el fallo del jurado de Microacciona, a cuya convocatoria habían sido presentados un total de diez proyectos, de los que han resultado elegidos tres conforme a las bases establecidas este año por la organización. Cada uno de ellos recibe 700 € para su ejecución, estando ya calendarizadas las distintas acciones que se llevarán a cabo a partir del próximo 15 de noviembre y que se prolongarán hasta la primera semana de diciembre.

Uno de los proyectos seleccionados, “Nidos”, está liderado por las artistas Nana Pez e Inma Latorre, y cuenta además con la colaboración de la Asociación Beto. La propuesta se destina a mujeres de la zona y con ella se pretende reflexionar en torno a la red de la amistad como sustento que posibilita, a través del apoyo mutuo, la creación del hogar como símbolo del espacio de seguridad, estabilidad y bienestar físico y emocional. La acción se llevará a cabo mediante un taller para crear casetas para aves con materiales reciclados: casas-nido para aves reales, pero símbolo de las que recorren las vidas de las participantes, mientras se teje invisible la red de la comprensión mutua, el respeto y la empatía. En palabras de las artistas “las aves, como las personas, cambian su rumbo y van y vienen, y vuelven a construir sus nidos, cada vez. Son fuente de inspiración para aquellas que desean construir y reconstruir sus vidas. Pensar y crear casetas es una forma de darles la bienvenida y de acogerlas”. El taller se desarrollará en el Centro Comunitario La Estación de Beniaján, con tres sesiones que tendrán lugar los días 16, 23 y 30 de noviembre (martes) de 10:00 a 13:00 horas. Hay prevista también una jornada final en la que se colocarán las casetas en árboles de los jardines de la localidad, creando un itinerario.

“Este es mi lugar” es la propuesta terapéutica que trae al festival la artista Marta García, destinada precisamente a uno de los colectivos que más duramente se ha visto sacudido por la pandemia: las personas mayores. Además de los estragos del virus, toda su actividad social y lúdica se ha visto prácticamente paralizada desde hace año y medio. El propio Centro Social de Mayores de Beniaján, con el que se colabora para llevar a cabo esta acción, hace apenas unas semanas que reabría sus puertas. El guiño desde Microacciona es dedicarles esta propuesta, con la que se va a realizar un mural-mandala en cerámica a partir de un diseño creado entre todas las personas participantes, tratando de recoger en él todo el sentir y las emociones respecto a la pertenencia al lugar y a la autoestima que vayan fluyendo durante el proceso. Será una obra en común donde poder desarrollar la creatividad y la libre expresión acerca de las vivencias, los sentimientos y pensamientos de quienes formen parte de esta experiencia. El taller cerámico tendrá lugar en el jardín del Centro de Mayores de Beniaján, con tres sesiones los días 16, 23 y 30 de noviembre (martes) de 10:00 a 12:00 horas.

El tercer proyecto de Microacciona 2021 se destina a público escolar y viene de la mano del colectivo artístico La Madriguera, contando en este caso con la colaboración del CEIP Infanta Elena, de Rincón de Villanueva (Beniaján). Bajo el título “Queremos que nos oigan”, se pretende proporcionar al alumnado de 5º y 6º de Primaria de este centro educativo una experiencia en la que desarrollar su curiosidad y gusto por el medio radiofónico como vía de comunicación. También su sentido dialéctico y crítico, contribuyendo así a su formación desde una perspectiva comunitaria, pues durante el desarrollo del proyecto se abordarán temáticas de interés social, a las que los destinatarios aportarán una fresca, particular y necesaria visión. Tal y como señala Pilar Sola, de La Madriguera, “el objetivo fundamental es dar voz a la infancia, a la que miramos mucho como sociedad, pero a la que en muy pocas ocasiones escuchamos; y los niños y niñas tienen mucho que decir y enseñar”. Las sesiones teórico-prácticas de este taller de radio se llevarán a cabo directamente en las aulas del CEIP Infanta Elena, en horario lectivo, durante los días 15, 16 y 23 de noviembre.

Para obtener más información o inscribirse en alguna de las acciones, se puede contactar a través de los teléfonos 968824114 / 607182098. Una vez finalizadas las tres experiencias, a primeros de diciembre, se llevará a cabo una jornada conjunta de cierre y puesta en común de resultados, donde convergerán los testimonios y reflexiones que hayan surgido desde los distintos proyectos.

Microacciona es fruto del estrecho trabajo en red que se mantiene entre el Auditorio y Centro Cultural de Beniaján (Ayuntamiento de Murcia) y el Centro Comunitario La Estación (Fundación Cepaim). Un festival consolidado tras sucesivas ediciones y que, un año más, mantiene toda su esencia, especialmente en este tiempo que venimos atravesando de dificultad para el sector y la producción artística, y cuando la necesidad de apostar por iniciativas encaminadas a la mejora social y a potenciar la mirada hacia lo local se ha hecho, además, mucho más latente. Se cuenta también con una guía metodológica sobre experiencias anteriores de Microacciona, elaborada y publicada por las entidades organizadoras.

Fundación Cepaim apoya el festival desde el proyecto Periferia-S que se viene llevando a cabo este año en el CCI la Estación, financiado por la Consejería de Mujer, Igualdad, LGTBI, Familias y Política Social de la Región de Murcia.

Microacciona 2021 enciende motores

Tras el obligado paréntesis de la pandemia, el Centro Comunitario Intercultural “La Estación” dependiente de Fundación Cepaim, junto al Centro Cultural y Auditorio de Beniaján, pertenecientes a la red de espacios culturales del Ayuntamiento de Murcia, han puesto en marcha la VI convocatoria para la selección de proyectos de arte y acción social a desarrollar en el marco del festival Beniaján Microacciona 2021.

La propuesta, fruto de un estrecho trabajo en red que se viene realizando entre ambas instituciones, está ya consolidada desde hace varios años y mantiene toda su esencia, especialmente en este tiempo que venimos atravesando de dificultad para el sector y la producción artística, y cuando la necesidad de apostar por iniciativas encaminadas a la mejora social y a potenciar la mirada hacia lo local se ha hecho, además, mucho más latente.

El plazo para recibir las propuestas quedó abierto el pasado lunes 2 de agosto con la publicación de las bases, y se prolongará hasta el 6 de septiembre. Tras la valoración de los proyectos recibidos, en esta edición serán tres los que consigan un apoyo económico de 700€ cada uno para su ejecución durante el festival Beniaján Microacciona 2021, que se desarrollará el próximo otoño.

A la convocatoria se podrán presentar artistas o profesionales de la acción social mayores de edad, a título individual o colectivo. Los proyectos que se buscan han de ser creativos e innovadores, utilizando cualquier disciplina artística como herramienta a la hora de abordar una temática social detectada en el territorio de Beniaján. Se valorará la posibilidad de implicar a colectivos y entidades locales en el planteamiento del desarrollo o la ejecución de la propuesta. Y se cuenta además en esta edición con la referencia de una guía metodológica sobre experiencias anteriores de Microacciona, elaborada y publicada por las entidades convocantes.

Fundación Cepaim apoya Microacciona desde el proyecto Periferia-S que se viene llevando a cabo este año en el CCI la Estación, financiado por la Consejería de Mujer, Igualdad, LGTBI, Familias y Política Social de la Región de Murcia.

Para acceder a las BASES DE LA CONVOCATORIA pincha AQUÍ
Para consultar la GUÍA METODOLÓGICA pincha AQUÍ

Correos de contacto: auditorio.beniajan@ayto-murcia.es / centrocultural.beniajan@ayto-murcia.es / ventanilla@laestaciondebeniajan.com

Teléfonos de contacto: 607182098 (La Estación) / 968824114 (Auditorio y Centro Cultural)

Música sin fronteras

Culmina la escuela de verano ‘Social Brass AMB’ organizada por la Agrupación Musical de Beniaján con el apoyo de Fundación Cepaim.

Debía hacer frío la mañana que David Arce, director de la Banda Escuela de la Agrupación Musical de Beniaján, se puso en contacto con el Centro Comunitario Intercultural La Estación de Beniaján para hablarnos del Proyecto IMUS, financiado por la Consejería de Educación y Cultura de la Región de Murcia a través de la Federación de Bandas de Música.

Se trataba de un proyecto para usar la música como vía de integración e inclusión de niños, niñas y adolescentes que se encontraran en situación de vulnerabilidad o que procedían de otras nacionalidades y culturas. Con ese espíritu, no podían buscar mejor aliado que el CCI La Estación y, por supuesto, abrimos nuestras puertas. Precisamente el trabajo en red y el apoyo a este tipo de iniciativas, en las que disciplinas artísticas se convierten en herramienta de encuentro y cohesión, es uno de los ejes fundamentales del proyecto Periferia-S que se viene desarrollando este año en el Centro Comunitario con la financiación de la Consejería de Mujer, Igualdad, LGTBI, Familias y Política Social.

Nos pusimos manos a la obra y durante la primavera contactamos con los centros educativos de Beniaján para que llevaran la propuesta a las familias que podían beneficiarse de esta escuela de verano. Así se conformó un precioso grupo de quince niños y niñas entre 7 y 14 años de seis nacionalidades distintas que durante este verano han puesto a prueba su talento musical y han podido probar la experiencia de tocar un instrumento de viento y ser parte de una banda de música.

Al frente del diseño y desarrollo de las sesiones han estado los profesores David Arce, Jesús Pereñíguez y José Antonio Mondéjar, combinando en la programación teoría musical de iniciación, ejercicios y juegos de ritmo, proyección de audiovisuales y, por supuesto, el acercamiento práctico a los instrumentos. Las clases han tenido lugar unas veces en el Auditorio de Beniaján y otras en La Estación, aprovechando las múltiples posibilidades que brindan ambos espacios. Han sido cuatro semanas de calor y música en la Social Brass AMB, un total de 80 horas de formación donde además de notas ha brotado la amistad entre niños y niñas que antes no se conocían y que ahora pueden soñar con dedicarse a la música.

Hoy es 23 de julio y hace el calor que toca en el tórrido verano murciano y termina la primera experiencia que hemos disfrutado de una Escuela de Verano Musical en colaboración con la Agrupación Musical de Beniaján. La semilla que dejan estas notas seguirá creciendo durante el otoño con la integración de varios participantes en la escuela de la AMB. Y deseando que llegue el verano próximo y poder realizar la segunda edición.

Voces al unísono poniendo en valor la Diversidad Cultural como origen, presente y único futuro posible en Murcia.

El Proyecto Periferia-S se une al Festival Murcia Tres Culturas para celebrar el Día Mundial de la Diversidad Cultural, el viernes 21 de mayo, colaborando en la difusión de la mesa redonda “Murcia Andalusí. Herencia y presencia hoy. Diálogo joven”, organizada por la Asociación ONDA de Murcia en el Centro Cultural Puertas de Castilla, con la participación de Pilar Garrido, Juan José Tamayo y Houssein El Ouariachi y moderada por Mariam Chenouf. Al término del acto se leyó el Manifiesto elaborado para la ocasión por las 16 entidades que componemos la Mesa de la Islamofobia en Murcia.

Mariam Chenouf es cartagenera. Ha estudiado medicina y acaba de terminar el MIR. Pronto estará pasando consulta en atención primaria, su especialidad. Allí hará preguntas a sus pacientes para empezar a barruntar un diagnóstico sobre los males que les afectan y, así poder encontrar una solución, un alivio.

Lo mismo hace la tarde del 21 de mayo en el salón de actos del Centro Cultural Puertas de Castilla durante la mesa redonda ‘Murcia andalusí. Herencia y presencia hoy. Diálogo joven’, dentro de la programación del Festival Murcia Tres Culturas. Mariam lanza preguntas a sus contertulios para encontrar explicaciones a los silencios que la historia local y nacional ha guardado sobre nuestra herencia islámica, algo que pueda explicar la invisibilidad de figuras murcianas punteras de la filosofía y la sabiduría durante los siglos X a XIV, preguntas y respuestas que nos permitan reconciliarnos con nuestra historia, reconocernos en nuestros orígenes y que alivien el dolor que causa el desconocimiento, que puede llevar a graves enfermedades sociales, como el racismo o la Islamofobia.

Ponentes en la Mesa Redonda «Murcia Andalusí. Herencia y presencia hoy. Diálogo joven». De izquierda a derecha: Houssein El Ouariachi, Pilar Garrido, Mariam Chenouf y Juan José Tamayo.

Conocedora de que actividades como esta “mesa redonda” son antídoto contra esos males, otra “mesa” se unió a la preparación del evento, la conocida como “Mesa de la Islamofobia en Murcia”, constituida a finales de 2019 y que ha retomado su actividad con fuerza al albur del evento del 21 de mayo, Día Mundial de la Diversidad Cultural.

La Mesa de la Islamofobia en Murcia está constituida por 16 entidades, instituciones y asociaciones, entre las que figura la Organización Nacional para el Diálogo y la Participación (ONDA), de la que es miembro activo nuestra doctora, Mariam Chenouf, encargada de dinamizar el debate esta tarde; Mounia Tbib, gran organizadora del evento y Houssein El Ouariachi, periodista y presidente de ONDA y una de las voces que podremos escuchar durante la tarde, haciendo un análisis del relato tergiversado y oportunista que ha hecho la Historia, magnificando algunos periodos y minimizando otros (independientemente de su duración) para crear una visión única e interesada del pasado, que justificaría el presente. El Ouariachi nos exhorta a ser parte activa en la recuperación de ese pasado para reescribir el presente, no quedarnos únicamente en el papel de víctimas, sino ser protagonistas de la comunidad que construye un futuro en paz, partiendo del diálogo y el respeto entre las distintas culturas que viven y conviven en un mismo espacio y tiempo. Y, para pasar de espectadores a protagonistas, es necesaria la PARTICIPACIÓN activa en la sociedad, a través de asociaciones como ONDA o mesas como esta Mesa de la Islamofobia, de la que es parte el Proyecto Periferia-S a través de Fundación Cepaim.

Parecido es el mensaje que lleva entre sus manos el conocido teólogo Juan José Tamayo, que desde el cristianismo se vio en la necesidad de conocer más sobre el islam a partir de unas clases que tuvo que dar a oficiales del Ejército.

Frente a personas que habían estado en operaciones militares en países de mayoría musulmana, se dio cuenta de su gran desconocimiento de otra de las religiones llamadas “del libro”, con la que se comparten multitud de rasgos comunes, como desgranó rápidamente en una de sus intervenciones. Fruto de este descubrimiento, se lanzó a la tarea de investigar sobre el islam y de este trabajo resultó una de sus publicaciones, “Hermano Islam”, que era uno de los que podía adquirirse en la mesita de libros instalada a la entrada del centro cultural Puertas de Castilla. 

Tamayo nos anima a revisar los relatos que nos llegan sobre “los otros” y mirarlos desde una perspectiva crítica, porque tal vez tengan más de “nosotros” de lo que nos quieren hacer ver. Y puso de manifiesto cómo en los periodos de la Historia que han fomentado el diálogo y el encuentro, han sido periodos de crecimiento y esplendo, mientras que los momentos de intolerancia, persecución y rechazo, han traído la regresión y el retroceso. Muestra de ambas posiciones sería la Murcia medieval que, desde el diálogo entre las culturas, consiguió una posición preminente y referente en el tablero internacional; mientras que episodios oscuros y de lamentable recuerdo como la expulsión de los moriscos (1609-1613) trajeron consigo un retroceso económico, cultural, demográfico, etc., sin ningún motivo justificable, más que la intolerancia y el fundamentalismo religioso. Cuando en nombre de Dios se persigue, mata o extermina, “Dios se da de baja de todas las religiones”, dijo Tamayo haciendo referencia a una viñeta de El Roto, publicada durante la invasión de Irak (2003).

Partiendo de la premisa de que el encuentro trae riqueza (en el más amplio sentido de la palabra) y el desencuentro, empobrecimiento, sólo nos queda reivindicar el diálogo para el encuentro, a través de la PARTICIPACIÓN, como hacía El Ouariachi y como estábamos haciendo en este evento, al que la siguiente tertuliana, Pilar Garrido, islamóloga y profesora de estudios árabes de la Universidad de Murcia, se refirió como una “fiesta” y un momento de gran alegría y gozo.

Presentación a cargo de Teresa Franco, Concejala de Juventud, Igualdad y Cooperación al Desarrollo del Ayuntamiento de Murcia del evento, frente a un auditorio con lleno total para festejar el Día Mundial de la Diversidad Cultural.

Garrido trajo la visión positiva a lo que se estaba viviendo en ese momento en Puertas de Castilla, mostrando que habíamos llenado todas las localidades disponibles para asistir al evento presencial, varias personas se habían quedado en la puerta y muchas otras lo estaban siguiendo en streaming. Estas ganas de hablar y encontrarse son el futuro para Pilar Garrido, aunque otros intenten ensombrecerlo o llenarlo de ruido para desviarlo hacia la confrontación o el odio.

La profesora empezó interpelando al auditorio con una “cascada de imágenes” en las que era difícil saber si el paisaje o la arquitectura mostrada pertenecían a Murcia, Damasco o El Cairo. Con el poder de la imagen nos traía a la palestra el tema de la tarde: el reconocimiento de los orígenes comunes. Más adelante, además, dedicó una parte de su intervención a poner en valor figuras muy reconocidas de la Murcia medieval, todas musulmanas, como el propio fundador de la ciudad, Abd Al-Rahman II, el sabio Ibn Arabí, Ibn Mardanish (conocido también como “Rey Lobo”) o el citado en El Quijote, Al-Ricotí y puso de manifiesto cómo estas figuras son muy reconocidas en otras partes del mundo, mientras que aquí apenas se las conoce, aun siendo originarias de Murcia.

Confluía, por tanto, con el resto de ponentes, en esa invisibilización de parte de nuestra historia, que es necesario reivindicar y sacar a la luz. Y puso toda su esperanza en las nuevas generaciones, personas jóvenes que ya viven en un contexto de diversidad y saben reconocer la riqueza que esta nos aporta.

Diversidad que caracteriza a las Periferia-S, como el nombre del proyecto en el que este año está embarcado el Centro Comunitario Intercultural La Estación de Beniaján, motivo por el cual no podíamos faltar a la cita en Puertas de Castilla el Día Mundial de la Diversidad Cultural. Allí estuvimos, también como parte de la organización que consiguió ese lleno absoluto al que se refirió la profesora Pilar Garrido. Y si ese lleno fue posible fue gracias al llamado “Trabajo en Red”, que es una de las buenas prácticas que llevamos a cabo en La Estación y en general en el área de Interculturalidad y Desarrollo Comunitario de Fundación Cepaim.

Entre las autoridades presentes en el acto, estuvo la Teniente de Alcalde de Igualdad, Juventud y Cooperación al Desarrollo en el Ayuntamiento de Murcia, Teresa Franco, quien presentó el acto y lo cerró en su intervención durante el debate, demandando más espacios como este, donde el diálogo sea posible. Cogemos el testigo y cerramos este post asegurando que sólo es un hasta luego, pues es bien seguro que una continuación de este evento pueda tener lugar en La Estación antes de fin de año.

Al terminar la Mesa Redonda, se hizo una lectura conjunta del Manifiesto elaborado al alimón por las entidades que componemos la Mesa de la Islamofobia, y que puede leerse y seguir recogiendo adhesiones en el siguiente enlace: https://docs.google.com/forms/d/14wOB7Nl6tYhs8TEn6VbpT2VcKj6O6PfAOfDoj4rUWnI/viewform?edit_requested=true

Fundación Cepaim, mayo 2021.

Jóvenes de Lorca, Cartagena y Murcia piden espacios para la participación en el I Encuentro Regional de Laboratorios Juveniles de la Región de Murcia

El sábado 15 de mayo tuvo lugar el I Encuentro Regional de Laboratorios Juveniles de la Región de Murcia, organizado por el Proyecto LabJuvRM y el Proyecto Periferia-S en el Centro Comunitario Intercultural La Estación de Beniaján. Al encuentro acudió el Director General de Juventud de la CARM, José Manuel López y fue una gran oportunidad para que la juventud hiciera oír su voz.

Diversidad de orígenes, de acentos, estéticas y color de piel. Diversidad también en las edades, desde la adolescencia, hasta casi la treintena. Diversidad de sueños y esperanzas, trayectorias de vida y perspectivas de futuro. Pero unidad en las peticiones: lugares donde poder hacer realidad esos sueños.

Esa sería la primera imagen que dejó el I Encuentro Regional de Laboratorios Juveniles organizado por el Proyecto LabJuvRM, en colaboración con el Proyecto Periferia-S, dentro del marco de los “Encuentros en La Estación”, que tuvo lugar este pasado sábado 15 de mayo.

Al acto acudieron 30 jóvenes de los territorios donde se ha llevado a cabo la Experiencia Piloto “Laboratorios Juveniles de la Región de Murcia”: Barrio de San Antón, en Cartagena; Barrio del Carmen y Beniaján, en Murcia y Barrio de Los Ángeles, en Lorca. Junto a esta representación de jóvenes de los barrios, estuvo en primera fila José Manuel López, Director General de Juventud de la Región de Murcia y junto a él, Francisco Nicolás, presidente de la Junta Municipal de Beniaján y Pedro López, Coordinador Autonómico de Fundación Cepaim.

El protagonismo fue para las voces jóvenes congregadas esa mañana. Para despertar la mente, la voz y el cuerpo, se inició el acto con dinámicas de presentación, animadas por Pedro Ortín, del Proyecto EPI (Emprender para Incluir), de Fundación Cepaim. Una vez activados los cuerpos, se pasó a una presentación del evento, a cargo del equipo organizador, Pedro López, Francisco Nicolás y José Manuel López. Se remató la bienvenida con un pequeño almuerzo ofrecido por la organización.

Con las pilas cargadas y el corazón lleno de palabras y razones se pasó al acto central del día, consistente en un diálogo sobre políticas de juventud entre las personas jóvenes que habían participado en los “Laboratorios” y el Director General de Juventud.

En representación de Lorca, tomó la palabra Juan Pedro Rodríguez, presidente del Consejo de la Juventud de la Ciudad del Sol, quien hizo un resumen muy acertado de las necesidades de la juventud en su municipio, pero también en otros lugares, como demandas transversales que atraviesan al colectivo como parte de una generación y un tiempo compartido.

Juan Pedro habló, en primer lugar, de la falta de espacios para poder desarrollar actividades de ocio saludable, haciendo referencia al estereotipo que muchas veces transmiten los medios de comunicación sobre las personas jóvenes, como si solo tuvieran interés en hacer botellón y emborracharse. Juan Pedro interpelaba: ¿acaso se ofrece otra cosa u otro lugar de encuentro distinto a la terraza de un bar? Y lo vinculaba a la ausencia de políticas de juventud que apuesten de verdad por las personas jóvenes y pongan el foco en sacar todo el potencial de esta generación, lo que pasaría por dar una vuelta al Programa de Garantía Juvenil, que es la estrategia de lucha contra el desempleo juvenil (en un 44% en Lorca), pero que, en palabras de Juan Pedro Rodríguez, “habría que ir un paso más allá”.

Para Juan Pedro “participar cambia: cambia el municipio donde vives y hace a la persona” Por eso para él es tan necesario que haya espacios (físicos, reales), donde poder llevar a cabo esa participación que iría desde estar activos en la búsqueda de empleo y generación de empleo hasta todo lo que tiene que ver con la cultura.

En el Laboratorio de Lorca se trabajó especialmente con la cultura popular, generando un diálogo entre tradición y modernidad, poniendo en valor los bailes tradicionales y, de hecho, en el evento del sábado 15 también estuvieron presentes jóvenes del grupo de Coros y Danzas “Virgen de las Huertas” de Lorca, participantes activos del Laboratorio lorquino, que están transmitiendo sus raíces a su generación y a los niños y niñas del municipio, siendo garantía de continuidad para el patrimonio musical y cultural lorquino.

Tras la intervención de Lorca, tomó la palabra Fátima, una chica musulmana del Barrio de San Antón en Cartagena. Si Juan Pedro habló del empleo, Fátima nos llevó al punto anterior a este: la educación y la formación. En sus palabras, “estudiamos para tener oportunidades para el empleo, para poder dedicarnos a lo que de verdad nos gusta”. Pero no siempre es fácil estudiar cuando vives en zonas alejadas del centro. Fátima ponía el foco en la ausencia de bibliotecas y aulas de estudio en su barrio. Hay que trasladarse al centro, con lo que implica de dificultad por la ausencia de una buena red de transporte público.

Tampoco hay espacios para conocer gente, salir y divertirse, por lo que reclamaba espacios de ocio alternativos al consumo, porque las personas jóvenes quieren hacer más cosas aparte de ir de compras al centro comercial o tomar cañas en terrazas. Con ello, Fátima trajo a la palestra otro gran tema: la necesidad de una recuperación integral tras la pandemia. Su generación ha sufrido especialmente las consecuencias de los cierres y el parón de actividad y es necesaria una estrategia, fuerte y consensuada, de recuperación tras la COVID-19.

Finalmente, en representación de Beniaján y el grupo del Carmen, tomó la palabra el artista de Hip Hop, Jeff Niko, que ha sido uno de los integrantes del Laboratorio Juvenil de Beniaján durante estos 4 meses de experiencia piloto.

Las palabras de Niko fueron directas al corazón de la audiencia: “las personas jóvenes tenemos inquietudes, ideas y proyectos. No pensamos sólo en nosotros mismos. Pensamos en nosotros y en los demás. Pero nos faltan espacios con actividades que apoyen la creatividad. Lugares donde poder expresarnos sin miedo a que nos sancionen por pintar en un muro o cantar en un determinado sitio, o que nuestra expresión pueda acabar en conflicto”. Y dio las gracias por proyectos como este LabJuvRM en el que fue posible organizar una batalla de Hip Hop y pintar un mural de sensibilización medioambiental, entre otras actividades, con el apoyo del proyecto y la junta municipal de Beniaján.

Niko nos hizo mirar a los barrios, donde se congregan las clases más estereotipadas (o contaminadas por la imagen que dan de ellas, en palabras de Pedro López), para recordarnos que los y las jóvenes de las periferias también tienen sueños y sólo quieren lo mismo que el resto del mundo: seguridad, paz, trabajo, derechos, una vida digna para ellas y sus familias…

Tras las palabras de las 3 representaciones de los tres municipios llegó el turno de réplica para José Manuel López, que escuchó atento todo lo que las representaciones fueron hilando en su discurso. Las primeras palabras del Director General fueron de agradecimiento para estos chicos y chicas “porque sois ejemplo para otros jóvenes, que seguirán vuestros pasos”, haciendo referencia a una posible ampliación de la experiencia.

Para López, los recortes en políticas de juventud son un gran error y de hecho, los presupuestos que acaban de presentar a la Asamblea contemplan una subida en las aportaciones a esta área para poder incidir en mejoras para el colectivo joven, en colaboración con otras administraciones, sobre todo ayuntamientos, otras consejerías y entidades, como sería esta experiencia con Fundación Cepaim.

José Manuel López habló también de la preocupación ante el desempleo juvenil y puso como ejemplo la experiencia que se va a aplicar en 8 municipios pequeños de la Región para arraigar población, ofreciendo alternativas de empleo y emprendimiento para que la gente joven no se vea obligada a abandonar los pueblos, lo que pasa por la formación, a la que el Director General da una gran importancia, en respuesta a las demandas que hacía Fátima en representación de su barrio cartagenero.

Para José Manuel López, la educación no formal que se produce en espacios como estos “Laboratorios Juveniles” es una clave esencial de la formación de la persona y de la construcción de un itinerario formativo que va más allá de lo laboral. Desde su perspectiva, la educación reglada está muy enfocada a que el alumnado vaya a la Universidad, pero en verdad hay muchas más alternativas aparte de las carreras universitarias, como son las vías que abre la formación profesional y todo lo que se puede trabajar a nivel de competencias, talentos, innovación, etc., en el ámbito de la educación no formal.

En este sentido, mostró un total acuerdo con las demandas de los jóvenes sobre la necesidad de tener espacios para que se pueda llevar a cabo la participación. Espacios como esta antigua estación de tren que acogía el encuentro, un lugar robado al olvido para que sea hoy trasiego de más de 100 personas al día (en tiempos aún de pandemia) vinculadas a más de 10 colectivos y asociaciones de la localidad. Sin olvidar la importancia de la participación a través de las Redes Sociales, como forma de expresión individual y colectiva que marca nuestro tiempo.

Este diálogo se produjo en la zona llamada “Muelle de Carga” del CCI La Estación de Beniaján. Antaño, en este lugar, se cargaban los trenes de mercancías que llevaban verduras y manufacturas de la Huerta de Murcia hacia países del centro de Europa. Hoy no son cajas, sino palabras, las que vuelan desde el pensamiento joven hasta los oídos receptivos de una administración que dice que hay que darle la vuelta a lo que entendemos por participación: “deben ser las personas jóvenes las que digan qué quieren hacer y cómo quieren hacerlo y la administración la que se preocupe de facilitar los medios para que eso sea posible”, dijo José Manuel López, Director General de Juventud para alentar a los y las jóvenes a que sigan participando y que sigan adelante con sus proyectos. Pero recordando que, aunque los llamemos “proyectos”, “inquietudes” o “sueños”, no son cosa del futuro, sino del presente. Porque los jóvenes no son el futuro, los jóvenes son el presente. 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las cookies y de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies