Seleccionados los proyectos de la VII edición de Beniaján Microacciona

Hace unas semanas, tras la valoración realizada por el jurado de los 18 proyectos presentados a la convocatoria de este año, se comunicó a los seis equipos ganadores que habían sido los seleccionados para llevar a cabo sus propuestas; y el pasado martes, 27 de septiembre, tuvo lugar en el Auditorio de Beniaján la primera reunión con la organización del festival para ponerlas en marcha.

Todos los proyectos elegidos han sabido alinearse con la esencia de Microacciona, que es trabajar con realidades, personas y colectivos del territorio de Beniaján poniendo en valor la experiencia artística como herramienta para la mejora social. Las propuestas van a utilizar disciplinas que van desde la música al teatro, pasando por las artes plásticas, la performance o las nuevas tecnologías y, para ello, cuentan con los 700€ asignados por las entidades convocantes, tal y como se establecía en las bases.

Uno de los proyectos seleccionados, “Viaturas”, está liderado por la artista Ana Mula, y quiere invitar a la comunidad de Beniaján a participar en una investigación multidisciplinar donde se compartan experiencias de diferentes personas viajando en transporte público o en coche, ya sea como conductor o pasajero. Tal y como la propia artista manifiesta en la argumentación de su propuesta, el tiempo que pasamos en tránsito, lejos de ser un tiempo perdido, puede ser disfrutado como un viaje introspectivo en el que reflexionar, revisitar acciones, fraguar pensamientos o concebir ideas, procurando un progreso personal, planeando y estructurando el futuro. Con todo ello quiere trabajar Ana Mula, transformando las vivencias compartidas en una creación conjunta basada en la danza contemporánea y el arte performativo.

“Toda una vida” es el proyecto de musicoterapia que proponen desde Vuela Música para llevarlo a cabo concretamente en el Centro de Estancias Diurnas de Beniaján. Va a ser la primera vez que el festival se introduzca en este equipamiento de la localidad, trabajando con un perfil tan específico y sensible como son las personas mayores que lo utilizan a diario. Microacciona quiere proporcionarles una experiencia lúdica en favor del envejecimiento activo y saludable, adaptada a limitaciones y canalizadora de capacidades; pero, sobre todo, pretende poner en valor  la cultura del respeto y el trato digno que debemos a esas personas que tanto lucharon cuando les tocó construir la sociedad que hoy disfrutamos. La propuesta finalizará con una actividad intergeneracional en la que puedan tomar parte también sus familiares.

Este año repiten en Microacciona las artistas Inma Latorre y Nana Pez, proponiendo un taller destinado a mujeres bajo el título “Tejedoras de vínculos”. Se trata de que las participantes, como grupo amplio y diverso, puedan explorar la noción del vínculo mediante técnicas de arteterapia que utilizan la costura como metáfora. Se establecerán dinámicas de grupo que favorezcan la cohesión, el diálogo y la reflexión en torno a las relaciones y al amor compasivo entre personas. El proceso vivencial y creativo culminará con la realización de un tapiz colectivo compuesto por retales heredados o telas recicladas, cosido a puntadas de empatía y presencia: un collage que aúne las diferentes representaciones de las formas de vivir y sentir el vínculo.

Las artes plásticas también tendrán cabida en el festival a través de la microacción “Las sin sombrero” de Teatro Edmundo Chacour, pues va a consistir en un taller de elaboración de escenografías para dicha obra teatral. La idea es que, además de fomentar la creatividad y la imaginación entre quienes participen en la actividad, se realice un acercamiento a lo que significó para nuestro país la Generación del 27 y su trascendencia a la hora de defender valores como la igualdad de género, la justicia social o el libre acceso a la cultura. El resultado de los trabajos será mostrado a través de una exposición y también se utilizará para la puesta en escena de algunos de los pasajes de la obra, contando para ello con la participación del elenco actoral del colectivo.

Otra experiencia relacionada con las artes escénicas es la que propone Sara Sáez desde Teatro Silfo con “Encaja-T”, en este caso destinada especialmente a público infantil. Partiendo de la utilización de cajas de cartón y otros materiales reciclables, la actividad tratará de fusionar sostenibilidad y creatividad. Cada participante elaborará una pieza artística dando rienda suelta a su imaginación, tratando de hilar luego con todas ellas una dramaturgia conjunta. El objetivo, en definitiva, es construir una historia que relacione esos elementos como si fuera una pequeña obra teatral; pero sobre todo, se quiere propiciar un ambiente divertido para los más pequeños donde reine la empatía y el trabajo en equipo.

La sexta propuesta seleccionada, “#BFF WTF? LOL #YOLO”, viene de la mano de Trama Teatro y busca generar un espacio de toma de conciencia de los jóvenes sobre su relación con los dispositivos móviles a través del uso de herramientas teatrales, además de motivar el entendimiento intergeneracional acerca de este tema. En las cuatro sesiones programadas, se potenciará el contacto con tacto y la comunicación presencial, corporal, no verbal;  interacciones que se han ido descuidando entre los adolescentes contemporáneos, una pérdida acrecentada sobre todo tras el confinamiento.

Próximamente se concretarán las fechas de inicio de las distintas acciones del festival, que se abre a los colectivos y a la ciudadanía de Beniaján para que participe de ellas. Para obtener más información, se puede contactar a través de los teléfonos 968824114 / 607182098. Una vez finalizadas las seis experiencias, a primeros de diciembre, se llevará a cabo una jornada conjunta de cierre y puesta en común de resultados, donde convergerán los testimonios y reflexiones que hayan surgido desde los distintos proyectos.

Microacciona es fruto del estrecho trabajo en red que se mantiene entre el Auditorio y Centro Cultural de Beniaján (Ayuntamiento de Murcia) y el Centro Comunitario La Estación (Fundación Cepaim). Un festival consolidado que volverá a llenar la localidad de experiencias de arte social, pero que ya se contempla también como un referente y buena práctica que podría replicarse en otros territorios.

Fundación Cepaim organiza Microacciona desde el proyecto Periferia-S, financiado por la Consejería de Mujer, Igualdad, LGTBI, Familias y Política Social de la Región de Murcia.

El CCI La Estación acoge la exposición “Hilando Sueños”

El Centro Comunitario La Estación de Beniaján arranca su programación de actividades para este último trimestre con una exposición muy especial. Se trata de “Hilando Sueños”, interesante muestra fotográfica y literaria que viene de la mano de la Asociación PRM (Programa de Inserción de Mujeres de Alicante) y que ya lleva recorridos varios espacios expositivos de la zona levantina. Ahora llega a Murcia a través del proyecto comunitario Periferia-S de Fundación Cepaim, con la financiación de la Consejería de Mujer, Igualdad, LGTBI, Familias y Política Social de la Región de Murcia.

Las obras que la componen son el resultado de un proyecto creativo de formación y sensibilización llevado a cabo con mujeres reclusas en el centro penitenciario de Fontcalent entre 2020 y 2021. Son textos e imágenes fotográficas elegidas por ellas mismas en las que aparecen adoptando diferentes expresiones corporales como medio para comunicar sus vivencias, expresar su estado emocional y su mundo interior. Escenas, en definitiva, cargadas de sentimiento y realizadas con la seguridad de que sus historias pueden animar o motivar a personas que se encuentren en esos momentos en los que se experimenta o se necesita un punto de inflexión. Vienen a mostrar además una realidad frecuentemente oculta al resto de la sociedad: la de unas mujeres en situación de especial vulnerabilidad, portadoras de un estigma social que esta exposición, de alguna manera, trata de romper.

La exposición será inaugurada el próximo jueves 15 de septiembre a las 18:30 horas, contando además con un mercadillo en el que se podrán adquirir piezas de artesanía elaboradas por las usuarias del proyecto que desarrolla la Asociación PRM. A partir de ese día, la muestra permanecerá en el CCI La Estación durante un mes, pudiéndose visitar en el horario habitual de apertura del centro. También se ofrece la posibilidad de concertar visitas para grupos o colectivos, llamando previamente al teléfono 607182098.

Los muros crean personas impotentes e indefensas. Pero por muy altos o dañinos que sean, las personas seguirán intentando saltarlos

El Dr. Nabil Sayed-Ahmad Beiruti impartió ayer, 17 de noviembre, en el marco del proyecto Periferia-S, una conferencia sobre cómo funciona el binomio migración – bienestar biopsicosocial.

… Los muros de la intolerancia, la incomunicación, de la mirada prejuiciosa, del estereotipo y la cerrazón.

… Los muros de alambre con concertinas o de mares bravos y barcas a la deriva.

… Los muros de hormigón armado o los invisibles que dibuja el mercado.

Hay muchos muros, pero por muy altos que sean, las personas seguirán intentando traspasarlos. Eso y sólo eso es consustancial a la especie humana, una especie en continuo cambio y movimiento, en busca de la supervivencia o de una vida mejor. Una especie que camina, a veces hacia la utopía (como decía Galeano), a veces hacia la destrucción (como indican los estudios sobre el cambio climático), pero siempre en constante cambio, en continua búsqueda.

Son algunas de las reflexiones que nos dejó Nabil Sayed-Ahmad Beiruti, psiquiatra, gran comunicador, de larguísima experiencia en el trabajo con personas migrantes y todo tipo de pacientes y colectivos.

Desde su enfoque de medicina holística y humanista, tratar a las personas sólo en su dimensión biológica es tan pobre como hacerlo sólo desde las creencias. Cuando nos encontramos con un paciente (migrante o no), somos un conjunto de profesionales que queremos ayudar a superar el dolor o malestar que esa persona nos transmite.

Para este doctor, la mejor forma de ayudar es hacerlo desde un enfoque biopsicosocial donde las tres dimensiones funcionan a la vez, de forma horizontal: la parte puramente biológica del cuerpo; la parte emocional y psicológica de la mente y todo el constructo social en el que se mueve esa persona.  Por eso, empezó enmarcando el proceso migratorio en el contexto actual de las migraciones, las políticas migratorias que se están llevando a cabo y el relato que hacen los medios de comunicación sobre la realidad migratoria. Porque la persona que migra no es un ente aislado del mundo que le rodea, sino una consecuencia del mundo en que vivimos. Y viene con un pasado, unas creencias, un idioma. Y sueña con encontrar un trabajo, una familia, y poder regresar lleno de prosperidad para invertir en que su país crezca. Como en su día soñaron millones de españoles que fueron a Europa y América con las mismas ideas. Algunos volvieron. Otros no. Igual que esas personas migrantes con las que nos encontramos día a día en la cola del empadronamiento, en la oficina del paro, en el mostrador del centro de salud, a última hora en el supermercado para comprar las ofertas, etc. Lo mismo sienten ellas: miedo, expectativas, frustración, incomprensión, etc.

Y por eso, porque sienten igual, Sayed-Ahmad huye de crear síndromes exclusivos de la persona migrante. Porque no es que la migración sea causa de enfermedad, en sí misma, sino que puede producir algunos efectos similares en las personas no migrantes, pero se manifiestan de otro modo.

Eso no quiere decir que haya que abordarlo de la misma forma, sino que, si se manifiesta de otro modo, también habrá que intervenir teniendo en cuenta las diferencias. Sobre todo, las diferencias culturales, preocupándose un poco por conocer la cultura de la otra persona. No se trata de tener un conocimiento experto sobre cada cultura. Se trata más de tener una actitud abierta y comprensiva, que quiera entender al otro, verle en toda su dimensión, mostrar empatía.

Su vasta experiencia y su mirada de migrante, nutrió con múltiples ejemplos cada noción brindada por el conferenciante, desde la definición de qué es el proceso migratorio, hasta las opciones para la intervención, pasando por las múltiples facetas que se pueden ver afectadas por el proyecto migratorio: depresión, estrés, indefensión aprendida, frustración culpable, etc. Son términos que al escuchante profano en medicina pueden resultarles extraños, pero al traducirlos a ejemplos, resonaban en nuestra experiencia:

Por ejemplo, ¿por qué una persona a la que estás atendiendo viene con prisas, enfadada, con urgencias, sin saber expresarse? Se llama desgaste cognitivo y consiste en la pérdida de herramientas comunicativas a causa del fuerte estrés al que se encuentra sometida esa persona. Y así con cada ejemplo que iba desgranando. Decía el Dr. Sayed-Ahmad a lo largo de su presentación que cada diapositiva podía dar para una charla entera. Y buena razón tenía.

Acabó con unas pinceladas sobre la importancia de la educación y las redes comunitarias. El centro educativo como un espacio donde derribar los muros. Y el barrio como un lugar donde encontrarse y hacer ese ejercicio de escuchar y conocer a cada cual en su diferencia, a cual en su diversidad, a cada cual en su semejanza.

Nos quedamos con ganas de más. De seguir escuchando a este hombre sabio que tanta luz estaba dando sobre muchas de las cosas incomprensibles que nos encontramos día a día. Y por eso esperamos que esta charla pueda tener continuación en un futuro próximo, tal vez con la primavera, y nos regale un encuentro presencial.

De cualquier forma, ya fue bueno poder pararnos un rato a pensar, a aprender, a tomar cierta distancia del día a día de nuestro trabajo. De nuestras propias prisas. Del papeleo que nos come. ¡Qué bueno poder reunirnos (virtualmente) un grupo de personas con preocupaciones similares!

Son buenos y necesarios los momentos que nos trae el proyecto Periferia-S para que sigamos dotándonos de herramientas que hagan nuestro trabajo más eficaz, más humano, con mejor impacto para las personas y comunidades con las que trabajamos.

Para rearmar las muletas que nos ayudan a seguir caminando hacia la utopía…

…Porque “la utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Entonces, ¿para qué sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar».

Y, a veces, también para saltar y derribar muros.

Microacciona: sumar inquietudes para multiplicar las emociones

La quinta edición del festival Microacciona, celebrado en Beniaján durante los pasados meses de noviembre y diciembre, ha vuelto a poner de manifiesto el enorme rendimiento social que este tipo de experiencias aportan al lugar donde se celebra y a la ciudadanía a la que se dirige. El beneficio repercute especialmente en el creciente número de personas y entidades implicadas en cada una de las acciones que se llevan a cabo, protagonizando procesos de reconocimiento y reflexión cada vez más interesantes acerca de la sociedad que estamos construyendo. En todos ellos, el arte sigue siendo el eje conductor, la excusa para llegar al contenido apelando a las emociones. Desde el Auditorio de Beniaján (Ayuntamiento de Murcia) y el Centro de Desarrollo Comunitario “La Estación” (Fundación Cepaim), como entidades organizadoras y tejedoras de esa red de trabajo continuado en el territorio en el que se imbrica Microacciona, se traslada el éxito de participación y resultados alcanzados con la convocatoria de 2019.

Cinco han sido los proyectos desarrollados en esta ocasión, cumpliendo todos ellos de forma elevada con los criterios en los que se cimienta el festival: partir de un conocimiento de la realidad o de necesidades detectadas en el territorio de actuación, contar con la participación e implicación de colectivos de Beniaján, abordar temáticas sociales de calado, utilizar las disciplinas artísticas como herramienta para la mejora social, además de aportar valores culturales, innovadores y creativos a la experiencia.

La primera microacción en ponerse en marcha fue “Malas Hierbas”, una propuesta de La Trans-Educativa dirigida por las artistas Alba García y Paloma Navarro. Se trataba de unir en este caso patrimonio inmaterial, nuevas tecnologías y la sensibilización con el medio ambiente, teniendo como hilo conductor la transmisión intergeneracional de características y propiedades beneficiosas que poseen varias plantas autóctonas de nuestro entorno, esas mal llamadas malas hierbas que se vienen utilizando secularmente en la cocina o como remedio natural. Se organizó en tres sesiones: la primera en el Centro de Mayores “Dolores Tomás”, para escuchar la voz de la experiencia y recoger el uso tradicional que se ha dado a las mismas; la segunda en el CEP Monteazahar, concretamente con alumnado de 5º de primaria, para que conocieran la información de cada especie trabajada y, con ella, elaborar geocaches en los que también se incluyeron cianotipias realizadas en el aula;la tercera sesión, de carácter abierto, tuvo lugar el 30 de noviembre y consistió en una mañana divertida que transcurrió en el entorno de La Estación, tratando de encontrar esos “cofres del tesoro” mediante una aplicación móvil tras haber sido escondidos estratégicamente a lo largo de la Vía Verde.

“Son-risas compartidas” fue la apuesta de Ayeklauwn para este festival y contempló también dos partes diferenciadas. La primera consistió en un taller formativo para personas en situación de refugio que se encuentran actualmente en nuestra zona, desarrollado en La Estación durante los días 20, 22 y 27 de noviembre. Durante esas sesiones se introdujo a los participantes en el mundo del clown, realizando juegos y dotándolos de herramientas que luego se pusieron en práctica en la segunda parte de esta microacción, que tuvo lugar el 29 de noviembre en el IES Beniaján. El patio del centro se transformó en un simbólico campo de refugiados, ambientación en la que medio centenar de alumnos y alumnas de 4º de ESO compartieron dinámicas con refugiados reales. La experiencia, absolutamente potente y rompedora de barreras, sirvió para promover la concienciación colectiva sobre la situación que atraviesan estas personas desde que dejaron forzosamente sus países de origen, así como para vivenciar la facilidad de conectar con ellas cuando usamos un lenguaje tan simple y universal como es la sonrisa.

Casi paralelamente arrancó la microacción “Cine y memoria”, destinada en este caso a personas jóvenes interesadas en sumergirse en una experiencia cinematográfica colaborativa que abordara alguna realidad o visión sobre Beniaján. El taller, dirigido por el profesional Lázaro Cruz y teniendo como base de operaciones el Auditorio Municipal, se prolongó durante tres intensas sesiones en las que se introdujo a los participantes en el proceso que va desde plantear una sinopsis hasta la edición, pasando por la elección de tomas y el propio rodaje. El trabajo desembocó en la realización de un corto que viene a denunciar la proliferación de locales de apuestas en las cercanías de centros públicos, incluso educativos, en Beniaján.

El domingo 1 de diciembre fue la fecha elegida para materializar la intervención artística propuesta por Leitmotiv-Movement. “Mur-acciona” consistió en realizar un mural que reflejara árboles representativos de las distintas culturas que conviven en nuestro pueblo, simbolizando un bosque que florece y resiste en armonía, haciendo un símil con la población diversa residente en Beniaján. Para ello, se realizaron previamente sesiones de toma de ideas para contar con las aportaciones de colectivos y gentes de diferentes procedencias. También se trataba de rehabilitar visualmente una zona de la pedanía susceptible de esta intervención y, finalmente, el lugar elegido fue un muro de la sede de la Peña Huertana El Azahar recayente al jardín contiguo. En la realización de la obra, diseñada por la artista Esther López, participó una veintena de personas de todas las edades que, además de los pinceles y brochas, compartieron viandas en torno a una misma mesa a lo largo de toda la jornada de convivencia.

El cierre del festival lo puso “Beniaján en vela”, propuesta de la Coral Via Musicalis a la que se fueron sumando numerosos colectivos del territorio, desde la asociación de comerciantes COBE y empresas de la zona, hasta el Casino de Beniaján y la Asociación de Vecinos, convirtiéndose en todo un evento de enorme repercusión. Especialmente significativa fue la participación de la Asociación Beto y del vecindario del barrio de San Roque en las labores decorativas de las calles de esta parte del casco histórico del pueblo, verdaderos protagonistas de la experiencia. También el alumnado del CEIP Ntra. Sra. de la Fuensanta contribuyó con las luminarias realizadas en el colegio los días previos, al igual que el Centro de la Mujer “8 de Marzo” quiso adornar otro de los rincones. Se colocaron finalmente unas 7000 velas a lo largo del recinto y se establecieron seis enclaves donde hubo actuaciones artísticas y musicales de forma ininterrumpida. Además de las voces de Vía Musicalis, se pudo disfrutar de las corales del IES Beniaján y de la Agrupación Musical de Beniaján, así como de las piezas interpretadas por Piano Wind Quintet de esta última institución. También participó el coro y rondalla de la Peña Huertana La Parranda, la aplaudida Chirigota de Beniaján y, como contribución por parte de la Asociación Juvenil Cordillera Sur, estuvo el intérprete Dukka y se puso en escena una obra de microteatro a cargo de la compañía Jake el Perro. También hubo espacio para el baile con la participación de la Asociación Aldanzar, la aportación intercultural de Aires de Colombia y el grupo de danza oriental dirigido por Irene Luna. Y otro de los espacios se llenó de juventud y exhibición deportiva gracias a los distintos grupos del Club de Gimnasia Rítmica Junta Municipal de Beniaján. Más de 1500 personas atestaron el recinto durante las tres horas que duró la actividad. El éxito obtenido y el buen sabor que deja esta experiencia en la zona de intervención y en todo el pueblo de Beniaján, anima a repetir el próximo año pero ya como un evento independiente.

Microacciona culmina una edición más con el compromiso de seguir incidiendo en la ciudadanía a la que sirve y para la que fue diseñado, pero también postulándose como ejemplo de intervención en un territorio, estrechando lazos entre sus instituciones y sobre todo entre las personas.

Culmina una nueva edición de las Aulas de Creación Artístico-Científica de Beniaján

Sesenta adolescentes han participado este año en los talleres propuestos: magia, teatro, robótica y creación de videojuegos

SAMSUNG CSC

El pasado viernes, 13 de julio, tuvo lugar en el Auditorio de Beniaján la clausura de los talleres desarrollados desde principios de mes para jóvenes entre 12 y 17 años, oferta formativa y lúdica de carácter gratuito que desde hace ya cinco ediciones brindan conjuntamente el Centro Cultural de Beniaján y el Centro de Arte y Desarrollo Comunitario «La Estación».

En esta jornada final, tras dos semanas de intensa actividad, todas las personas participantes han mostrado y compartido con sus familias y el público en general el aprendizaje, las destrezas y las inquietudes despertadas en torno a cuatro disciplinas tan distintas como sugerentes.

El Ayuntamiento de Murcia y la Fundación Cepaim, como entidades organizadoras de estas Aulas, han querido resaltar la gran aceptación que este tipo de propuestas suscitan entre la población joven de la zona, pues surgieron como respuesta a una demanda de ocio juvenil durante el periodo vacacional y su consolidación queda reflejada en que, un año más, ha quedado cubierto el total de plazas ofertadas.

Durante la muestra de los cuatro talleres ha pasado por el escenario tanto el talento de jóvenes actores y actrices, como la ilusión desplegada por incipientes magos a través de sus trucos; también la destreza de quienes ya han empezado a familiarizarse con el manejo de drones, el montaje de pequeños robots o el diseño de videojuegos. Todo un universo creativo que, además de divertir, ha generado espacios de encuentro intercultural para nuestros jóvenes donde aprender y compartir experiencias.

SAMSUNG CSC

La Estación, laboratorio científico

De los cuatro talleres, tanto el de robótica como el de videojuegos han sido los que se han desarrollado en La Estación de Beniaján. Las antiguas bóvedas de las instalaciones ferroviarias, símbolo del progreso en otro tiempo, han acogido estos días unas actividades tecnológicas que nuevamente miran hacia el futuro. Los propios formadores han hecho hincapié en la proyección que tienen este tipo de conocimientos entre la juventud más allá del puro entretenimiento, alentando en cada participante unas capacidades con las que quizá puedan labrar algún día su camino profesional.

SAMSUNG CSC

SAMSUNG CSC

Estas aulas se enmarcan en un Proyecto integral para la inclusión activa, la dinamización comunitaria y la participación social en zonas de exclusión social en la Cordillera Sur del Municipio de Murcia, financiado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad a través de las aportaciones del IRPF y la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades de la Región de Murcia.

El tren del arte y la acción social continúa su recorrido por La Estación de Beniaján

El Centro de Arte y Desarrollo Comunitario perteneciente a Fundación Cepaim cierra 2017 con diferentes actividades que siguen apostando por la dinamización comunitaria y la mejora de la empleabilidad a través del arte y la cultura.


“La Estación” acaba de lanzar su propuesta de actividades a desarrollar entre octubre y diciembre de este año, elaborada a partir del estudio participativo de las necesidades de la ciudadanía en la que distintas asociaciones, entidades públicas y privadas de la localidad y los propios vecinos y vecinas colaboran mediante un trabajo en red que viene realizándose desde hace cuatro años, lo que los convierte en protagonistas de una programación que pretende favorecer el desarrollo comunitario y social en Beniaján y la Cordillera Sur.

Esta participación ciudadana se viene canalizando en “La Estación” a través de un grupo motor formado por vecinos y vecinas, representantes de colectivos del territorio y técnicos de la acción social, articulándose en comisiones abiertas a quien quiera sumarse para tratar de recoger y dar respuesta a todas aquellas iniciativas y propuestas que llegan al centro.

Festivales, acción e intervención social

Una de las apuestas más fuertes llega la primera semana de octubre con la celebración del II Festival de Música “Cordillera Sur”, organizado por la Asociación Juvenil “Cordillera Sur” con el apoyo de Fundación Cepaim. Se ha programado toda una semana de actividades culturales en las calles de Beniaján que culminará con un gran concierto en “La Estación” el próximo 7 de octubre.

Otro festival, en este caso de acción artística e intervención social, organizado por “La Estación” en colaboración con el Auditorio Municipal, es “Beniaján Microacciona”. En su IV edición, también programada para este trimestre, se van a poner en marcha los seis proyectos de investigación que han sido seleccionados entre todas las propuestas recibidas: “POESIA COLECTIVA”, de José A. Mármol; “FILMMAKING EQUALITY”, de Violeta Sáez (Dinamur); “TRANSITO DE HERRANTES”, de Rubén Lorca; “CIERRA LOS OJOS ABRE LA MENTE”, de Francisco Andrés Frutos; “MI REFUGIO MI CANCIÓN”, de María Sáez; y “SOMBRAS EN LA CALLE”, de Sara Sáez de Tejada.

CordilleraSurFest

Actividades lúdico-formativas para jóvenes y de mejora de la empleabilidad

A partir de este fin de semana y hasta diciembre, también se ofertan desde “La Estación” dos acciones formativas en el marco del Programa REDES del Ayuntamiento de Murcia. Se trata de un taller de BMX y otro de diseño gráfico y comunicación, cuyas inscripciones se pueden realizar a través de la web www.redesmurcia.es.

Además, se volverá a poner en marcha el habitual paquete de acciones y formaciones que ofrece el centro en base a necesidades detectadas en el territorio en cuanto a la mejora de la empleabilidad, los perfiles profesionales, habilidades personales y conocimiento de recursos comunitarios para el acceso al empleo. Se van a ofertar los siguientes: Cultivo Ecológico y Paisajismo; Carpintería y Jardinería; Contabilidad y Gestión de Impuestos para Asociaciones sin ánimo de lucro; Gestión de Espacios Culturales adaptados a movilidad reducida; y uno de Herramientas pedagógicas en procesos creativos de las artes escénicas aplicadas a la inclusión social.

También continúa la acción grupal dirigida a mujeres que se viene realizando mediante un trabajo en red coordinado con el Centro de Salud de Beniaján, donde se desarrollan diferentes técnicas grupales y personales para favorecer el bienestar psico-social.

microacciona

Un espacio singular que se devuelve a la ciudadanía

“La Estación” va a seguir apostando este trimestre por las acciones de transformación, recuperación y mejora del entorno de sus instalaciones, un proyecto de participación ciudadana que lleva en marcha desde 2013 con el apoyo de la Junta Municipal. Se trata de una de sus líneas de acción más potentes, por lo que se van a vincular de nuevo algunos de los talleres ocupacionales programados con la intervención urbana, a lo que se sumarán actividades de replantación, señalización y limpieza de los espacios recuperados. Además, hay previstas unas jornadas de grafitti, pintura mural y sensibilización para dignificar las paredes del histórico edificio de la estación, un enclave que poco a poco está volviendo a ser referente y foco de atracción para los vecinos y vecinas de Beniaján.

[button url=»http://laestaciondebeniajan.com/wp-content/uploads/2017/09/RESUMEN-Programación-OCT-DIC-2017.pdf» size=»small»]Resumen de la Programación[/button]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las cookies y de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies