Se abre la VII Convocatoria de selección de proyectos para el festival Beniaján Microacciona

El Centro Comunitario Intercultural “La Estación” dependiente de Fundación Cepaim, junto al Centro Cultural y Auditorio de Beniaján, pertenecientes a la red de espacios culturales del Ayuntamiento de Murcia, ponen en marcha la VII convocatoria para la selección de proyectos de arte y acción social a desarrollar en el marco del festival Beniaján Microacciona 2022.

El plazo para recibir las propuestas arranca este 9 de julio, un día después de publicarse las bases, y permanecerá abierto hasta el próximo 4 de septiembre. Tras la valoración de los proyectos recibidos, en esta edición serán seis los que consigan un apoyo económico de 700€ cada uno para su ejecución durante el festival Beniaján Microacciona 2022, que se desarrollará el próximo otoño.

A la convocatoria se podrán presentar artistas o profesionales de la acción social mayores de edad, a título individual o colectivo. Los proyectos que se buscan han de ser creativos e innovadores, utilizando cualquier disciplina artística como herramienta a la hora de abordar una temática social detectada en el territorio de Beniaján. Como parte de la esencia del festival, se valorará la posibilidad de implicar a colectivos y entidades locales en el planteamiento del desarrollo o la ejecución de la propuesta.

Fundación Cepaim apoya Microacciona desde el proyecto PERIFERIA-S que se viene llevando a cabo en el CCI La Estación, financiado por la Consejería de Mujer, Igualdad, LGTBI, Familias y Política Social de la Región de Murcia.

El proyecto Laboratorios Juveniles (LabJuvRM) se va a la playa

Los y las jóvenes del Grupo Motor de Beniaján disfrutaron el pasado día 29 de junio de una jornada de convivencia y cohesión en las playas de Mazarrón. La iniciativa forma parte de la programación de actividades lúdicas que se está promoviendo a través del proyecto de participación juvenil LabJuvRM, desarrollado por Fundación Cepaim con la financiación de la Dirección General de Juventud de la Región de Murcia.

El grupo se trasladó por la mañana en autobús desde Beniaján a la playa de Nares, en Puerto de Mazarrón, llevando consigo sombrillas y neveras para disfrutar de una agradable jornada.

Durante la salida el grupo realizó diferentes actividades lúdicas que implicaron a todos y todas sus participantes, tales como voleibol, palas, carreras, etc., todas ellas alternadas con frecuentes incursiones en el mar para combatir el calor.

Tras la comida, se realizaron unas entrevistas a los viandantes con el objeto de preparar contenidos para su siguiente actividad comunitaria, que versará sobre la percepción de los delitos de odio que tiene la ciudadanía.

Después de un último baño y recoger todos los enseres y residuos acumulados durante el día, el grupo procedió a realizar el viaje de vuelta coincidiendo con las últimas horas de sol de la tarde.

Una de abejas

El trabajo comunitario que se desarrolla en los territorios de intervención de Cepaim, da como resultado la puesta en marcha de actividades conjuntas con entidades de los mismos, poniendo de relieve la importancia de las redes de colaboración que se tejen en nuestros barrios y ciudades en favor de la ciudadanía. Así ha ocurrido en Beniaján, en este caso, con la Escuela de Educación Infantil La Naranja, centro educativo para el que se ha diseñado la actividad “Una de abejas” en el CCI La Estación.

Esta actividad ha sido una propuesta de Periferia-S que venía a complementar un proyecto educativo impulsado y desarrollado desde el colegio durante el segundo trimestre escolar que ahora termina, dedicado al mundo de los insectos en general y a las abejas en particular. El universo de las abejas, sus cualidades y beneficios en favor de nuestro ecosistema, ha centrado también las actividades organizadas en el marco de la Semana Cultural de La Naranja. Y también han sido las abejas las protagonistas de la jornada vivida en La Estación el pasado 7 de abril, con la asistencia de todo el alumnado del colegio.

Esa mañana, en el centro comunitario fueron recibidos los más de 60 niños y niñas que cursan educación infantil en La Naranja, organizando en las instalaciones de Cepaim diversas paradas en las que, por grupos, pudieron conocer de una manera lúdica la importancia de estos insectos. En una de las paradas se proyectaban audiovisuales temáticos de dibujos animados. En otra, se pudo dar rienda suelta a la creatividad, pintando abejas con las que se fue componiendo un mural convertido en enjambre multicolor. La tercera parada proponía una dinámica que consistía realizar un circuito que replicaba el proceso de recolección de polen, en el que no faltaban referencias a las amenazas que sufren las abejas convertidas en obstáculos a lo largo del recorrido. Y, por último, dos apicultores cargados con todo su instrumental de trabajo, ofrecieron una breve charla al público infantil que terminaba con la degustación de rica miel procedente de colmenas de nuestra zona. Además del personal técnico de La Estación y de las maestras responsables de los grupos, para dinamizar la actividad se contó con la colaboración de personas voluntarias.

El resultado fue una mañana divertida, amena y enmarcada en la maravillosa primavera murciana a la que ya hemos dado la bienvenida… pero dotada igualmente de contenidos y con el carácter de sensibilización medioambiental que también se impulsa desde La Estación. Trabajo en red y concienciación de la ciudadanía desde la infancia: pilares básicos del proyecto Periferia-S de Cepaim, que financia la Consejería de Mujer, Igualdad, LGTBI, Familias y Política Social de la Región de Murcia.

La Estación acoge la I Parada del VII Circuito Intercultural de Ajedrez, un evento que se recupera tras la pandemia

El pasado domingo, 3 de abril, La Estación acogió la primera parada de un evento emblemático del centro comunitario: el Circuito Intercultural de Ajedrez. Esta actividad, organizada desde el Club de Ajedrez Casino de Beniaján y la escuela Duochess con el apoyo de Fundación Cepaim, había emprendido su VII edición justo cuando llegó la pandemia, debiendo ser suspendida y no pudiéndose retomar hasta ahora.

Este Circuito de Ajedrez tiene como objetivos fundamentales el fomento de la amistad entre participantes, el aprendizaje intergeneracional y acercar lazos entre clubes de distintos lugares de la Región; precisamente en esta primera parada, en La Estación de Beniaján confluyeron jugadores de Molina de Segura, Mar Menor, Guadalupe o incluso de la provincia de Alicante. A esto se suma la componente intercultural que se da al encuentro, impulsada desde el proyecto Periferia-S de Fundación Cepaim, alentando que el ajedrez pueda llegar a todas partes y a cualquier persona.

La competición se llevó a cabo mediante dos torneos simultáneos: el absoluto, en el que participaron 22 jugadores; y el escolar, con 18 niños y niñas menores de 12 años. Se contó además con la presencia del Gran Maestro Pepe Cuenca, todo un referente nacional en el mundo del ajedrez. Las próximas paradas tendrán lugar el 15 de mayo y 19 de junio en otros puntos de la Región de Murcia.

Paisaje. Martes de Carnaval

Es Martes de Carnaval y se cierra el primer ciclo festivo del año, el que recibe este mismo nombre y comenzó con San Antón. Las fiestas de este periodo son las fiestas de la luz: San Antón, La Candelaria, San Blas y, por fin, el Carnaval, que pone el punto álgido a estas fiestas que celebran el triunfo de la luz sobre la oscuridad, iniciado en el solsticio de invierno, o sea, en la Navidad. 

Carnaval pone el broche de oro a este ciclo de fiestas de la luz, llevando a la población a la diversión extrema, sin muchos miramientos, diciéndonos: “déjate llevar”. No en vano, cuando acabe este martes empezará el ciclo por excelencia de recogimiento, prudencia y contención en el calendario cristiano: la Cuaresma, que, por tanto, supondrá el reverso de todo lo vivido en los días del Carnaval. 

Puede que esta característica de dualidad que representa el Carnaval, de lo excesivo frente a la prudencia, sea una de las razones de su éxito a lo largo del tiempo. Los seres humanos y la vida en general, nos movemos constantemente en una disputa entre la vida y la muerte, entre el principio y el fin, entre lo que comienza y lo que se acaba. Y, a la vez, sabemos que todo es un continuo, y que no hay noche sin día, ni comienzo sin final y que ambas partes se necesitan y retroalimentan. Esta ciclicidad de la vida es bien recogida por las fiestas carnavalescas, por lo que conecta con una forma ancestral de entender el mundo.  

El Carnaval es una fiesta que viene de muy antiguo. Algunas corrientes sostienen que su origen estaría en fiestas paganas anteriores al cristianismo e incluso en culturas previas a Grecia y Roma, como la cultura Sumeria (Mesopotamia) y el Antiguo Egipto, por tanto podría pensarse que nace en torno al Mediterráneo Sur – Oriental. Pero también hay quien va más allá y conecta estas fiestas con los rituales en honor a algunas deidades en India. 

En cualquier caso, fue popularizada en todo el Imperio Romano, que, como se sabe, en su punto máximo de expansión, estaba extendido por todo el Mediterráneo, tanto al Norte, como al Sur de este mar que tanto nos une, y, a veces, tanto nos separa…

A su vez, cuando Europa se extiende por el mundo con las colonizaciones, lleva consigo una pesada carga de explotación económica, esclavitud, enfermedades y muerte; pero también llevan idioma, cultura, creencias y, por supuesto, fiestas. 

En América, se observa que el Antiguo Carnaval europeo conecta bien con tradiciones prehispánicas y con cantos y fiestas venidas del África subsahariana, portadas por las personas secuestradas y esclavizadas en las costas africanas. Probablemente, resida en esta conexión el éxito del Carnaval en toda América, pero sobre todo en el Sur, siendo el Carnaval de Río de Janeiro, en Brasil, el mayor de todo el mundo; y el de Montevideo, en Uruguay, el más largo, con 40 días de celebraciones. 

Máscaras de Carnaval en Beniaján, a mediados de siglo XX.
Fuente: Taller de Historia de Beniaján

En todos los lugares donde se celebra, el Carnaval se caracteriza por algunos elementos clave: el disfraz, el ruido y la sátira. Es decir, con la posibilidad de transitar por otras identidades (disfraz) y decir en voz alta lo que normalmente callamos (ruido y sátira), sin que nada de ello tenga consecuencias excesivamente negativas, pues en esos días todo está permitido. Es, por tanto, una fiesta que invita a la liberación y a no juzgar, ni prejuzgar, a nadie. 

Por tanto, el Carnaval es la fiesta por excelencia de la transgresión y, como tal, no ha estado muy bien visto por ideologías autoritarias que lo han perseguido e intentado censurar y eliminar. De esto tienen memoria algunas personas de Beniaján, que recuerdan cómo en el Franquismo, a pesar de las prohibiciones, los vecinos más carnavaleros seguían poniéndose sus máscaras, aunque fuera a costa de correr y esconderse para eludir una noche en el cuartelillo. 

Aquéllas “máscaras” eran la versión más antigua del Carnaval en nuestro pueblo. Se hacían con lo que había por casa: sacos de arpillera, trozos de cortina, alguna puntilla sin uso, serrín para el relleno, un poco de paja del granero, papel de estraza para hacer un antifaz y algún sombrero o cucurucho en la cabeza… La idea era que no te reconocieran cuando te acercabas a alguien con un espolsador en la mano para asestarle un golpe o gastarle una broma a otro vecino o vecina, que (hay que decirlo), no siempre era recibida de buen grado, pero sí que era motivo seguro de comentario y chascarrillo.

No se organizaban desfiles, ni había una hora clave de salir a ver los disfraces más llamativos, los cuales se guardaban para el baile de Piñata, sino que era una fiesta, casi un ritual, que se urdía casi en secreto, en grupos (sobre todo de hombres), vecinos, amigos, compañeros, que salían a hacer ruido el Martes de Carnaval. 

Sobrevivió la fiesta a la Dictadura, como antes había sobrevivido a muchos intentos de acabar con ella.Y durante la Democracia fue creciendo, haciéndose cada vez más grande, con el impulso de asociaciones vecinales que eclosionaron, finalmente, en la Asociación Pro Carnaval de Beniaján, creada en 1987 y en torno a la cual se aglutinan actualmente 14 comparsas adultas y 19 infantiles: unos 850 carnavaleros y carnavaleras de todas las edades. Esta asociación, en colaboración con la Junta Vecinal y el apoyo de comercios e instituciones, organiza cada año numerosas actividades y vistosos desfiles, destacando el del domingo de Carnaval que, este año, como sabemos, no tendrán lugar por la delicada situación sanitaria que estamos viviendo a nivel mundial. Sí han organizado un original concurso de disfraces para muñecas, por aquello de mantener viva la ilusión.

Mas algo tan fuerte, tan antiguo, tan nuestro y tan querido como el Carnaval, no puede pasar desapercibido estos días. No nos olvidamos que el año pasado estábamos bailando, haciendo chirigotas y burlas y que sabemos que pronto podremos hacerlo otra vez, solo es cuestión de paciencia. Porque es la fiesta que nos permite ser otros y otras, que nos deja hablar, que expresa nuestra alegría y ganas de vivir, todas las que estamos poniendo para que todo vuelva a ser posible. 


Aurora Lema
Técnica de Interculturalidad y Desarrollo Comunitario
Proyecto PERIFERIA-S (Fundación Cepaim)

Paisaje. San Antón, arranque del calendario festivo

Un dicho popular de la Huerta de Murcia anuncia:

“De los santos de enero, San Sebastián es el primero…

¡Detente, varón, que el primero es San Antón!

¡Detente, necio, que el primero es San Fulgencio!»

La disputa es cosa de días, pues el santoral cristiano dedica a San Fulgencio el 16 de enero, a San Antón el 17 y a San Sebastián el 20. Apreturas de calendario concentradas en un refrán que no hace sino manifestar la popularidad que tradicionalmente han tenido los tres en el ciclo festivo de pueblos y ciudades de nuestra región. Fulgencio fue un obispo cartagenero del siglo VI que hoy se venera como patrón de la Diócesis. Antón (o Antonio el Abad), longevo monje iniciador del movimiento eremítico en Egipto allá por el siglo IV, protector de animales y ganaderos. Y Sebastián, un soldado romano martirizado en el siglo III, abogado contra la peste.

En nuestra mirada al paisaje festivo del territorio inmediato a La Estación, dejaremos a un lado las conmemoraciones del patronazgo diocesano, centradas sobre todo en las ciudades de Cartagena y Murcia. También a San Sebastián, al que se celebra desde tiempo inmemorial y en no pocos pueblos, como Ricote o Cehegín, en agradecimiento a su milagrosa intercesión frente a alguna epidemia… ¡quién sabe si andará ahora en lucha divina contra la Covid-19!

Nos queremos detener en San Antón, pues en torno a su fiesta confluyen una serie de manifestaciones que nos remiten a oficios y formas de vida que tuvieron mucha presencia en este territorio durante siglos. Por un lado, la de bendecir a los animales, al igual que los panes o rollos elaborados ex profeso para ser luego repartidos entre la concurrencia; se trata de ceremoniales cristianizados que hunden sus raíces en las lustratio de la Antigua Grecia y Roma, humanizando por un día a las bestias, permitiéndoles el descanso feriado, procesionando y accediendo engalanados a recintos sagrados… hasta dándoles de comer pan bendito. Hoy se bendicen fundamentalmente mascotas, pero a poco que echemos la vista atrás, apenas unas décadas, ¡cómo no se iba a poner bajo protección divina al animal que tiraba del carro y de la economía de una familia! Que se tuviera un buen o un mal año podía depender de que se encontraran sanos y fuertes el pollino o los bueyes con que se araba la tierra; de que fuera generosa la producción de la vaca que se cuidaba en el establo; o de que salieran adelante las piaras que se criaban en muchas de las casas de la huerta. No está de más recordar que la carne de un solo cerdo, del que se aprovecha absolutamente todo, procuraba alimento durante un año a toda una familia y la perdición podía ser completa de caer el animal enfermo.

Relevante es la vinculación de San Antón con el cerdo precisamente, figurando a los pies del santo en su iconografía. Este simpático acompañamiento parece ser un añadido medieval, siguiendo en este caso una tradición con reminiscencias celtas y del norte de Europa; se trata de la costumbre de engordar un gorrino de forma colectiva para repartir luego la carne del animal entre las personas más necesitadas de la comunidad que lo había criado. Esta práctica fue especialmente popularizada por los frailes antonianos, la orden hospitalaria que entre los siglos XI y XVIII, bajo el patronazgo de San Antón, se dedicó al cuidado de enfermos y desfavorecidos. La onomástica del santo se inserta de pleno en el tiempo de las matanzas porcinas, un periodo circunscrito sobre todo a la Navidad pero que arranca ya en noviembre, con aquello de que “a cada cerdo le llega su San Martín”, y se alarga hasta las primeras semanas del año si seguimos atendiendo al refranero, pues “hasta San Antón Pascuas son”. Estamos en unas fechas, por tanto, que suponen el inicio y el fin de un ciclo anual por el que se engorda y se sacrifica al cerdo para alimentarnos de él, exaltando con ello una forma de vida cristiana que tiempo atrás alejaba toda sospecha del dedo inquisidor en aquella España que no toleraba otro tipo de creencia que no fuera la impuesta. La fiesta nos fue abocando, en fin, a la bendición de los animales en general y a la santificación del cerdo en particular… pero también a la muestra pública de que nos lo comemos.

Merendona en Beniaján, año 1927.
Fuente: Taller de Historia de Beniaján

Fiesta de corros, de pastores y de monte

A todos estos componentes faltaría sumar el que condiciona el lugar donde se desarrollan las celebraciones sanantoneras, normalmente de carácter campestre y casi siempre alejadas de núcleos urbanos… quién sabe si por inspiración de la vida anacoreta que llevó el propio monje festejado. En nuestro caso, hemos de hablar de San Antón contemplando la sucesión de montañas que se recortan de este a oeste sobre el cielo brumoso del invierno levantino, de sierra de Escalona hasta Carrascoy, separando el Valle del Segura del Campo de Cartagena. Precisamente en esos montes reposan los vestigios de los primeros pobladores de este rincón del mundo, asentamientos de civilizaciones que se han ido sucediendo a lo largo de cuatro milenios, que fueron habitando esas mismas montañas y trazando algunos de los caminos que hoy seguimos transitando.

Una de esas rutas ancestrales discurre a media ladera y es la que desde el siglo XIII se empezó a regular como parte de una red viaria tan extensa como esencial en la economía del naciente reino castellano: la conformada por las vías pecuarias que utilizaban los pastores para la trashumancia estacional de los ganados. Justo ahí, diluida en un urbanismo asfixiante que no siempre ha tenido en cuenta la protección legal de la que aún hoy gozan estas “autopistas ganaderas” como corredores ecológicos y naturales, faldea uno de esos itinerarios. Durante siglos y hasta el definitivo decaimiento de la actividad en el XIX, por él deambularon rebaños entre la Serranía de Cuenca y la Vega Baja del Segura. Y no solo rebaños: también sus pastores, nómadas propagadores de historias, de acentos y de costumbres.

Nuestra cañada real, llamada de los Valencianos, se amojonó entre exiguos pero estratégicos manantiales, atravesando vaguadas y ramblizos, lugares capaces de ofrecer agua y pasto para los animales… pero también cobijo a los pastores. Todavía se abren las bocas oscuras de algunas de aquellas cuevas que se fueron labrando como refugio en las escarpaduras que la jalonan, aprovechadas después y hasta hace poco menos de 50 años como viviendas por familias humildes que recalaron en ellas. Barriadas como El Palmeral en Sangonera la Verde, San José de la Montaña en El Palmar, Los Almendros en La Alberca o El Bojar en Beniaján, surgieron precisamente para sacar a esas familias de las inmediatas cuevas en las que malvivían.

El caso es que en torno al 17 de enero, siempre fue costumbre entre las gentes de los pueblos encaramados a esta serranía el apoderarse del monte para convertirlo en lugar de encuentro y de fiesta. Sin duda subyace la herencia de una devoción a San Antón recibida del pasado pastoril que transitó por la vía pecuaria. Y a ello ha de sumarse el poder de convocatoria de las ermitas que siempre ha habido en sus inmediaciones, alguna dedicada directamente al santo protector de los animales: enclaves donde confluir para participar en el rito. Cada pueblo de la zona ha contado desde tiempo inmemorial con un sitio de referencia para la celebración: Sangonera la Verde junto a la fuente de La Pizorra; el vecindario de El Palmar en La Paloma; los de Santo Ángel, Patiño y Algezares subían al eremitorio de la Luz; las gentes de Beniaján se congregaban en El Bojar; las de Zeneta en La Fuentecica; y las de Sucina en el Barranco del Agua. Parajes todos que se ubican sobre el trazado de la histórica vía pecuaria, reino de animales y rebaños.

La faceta con mayor arraigo popular, la que consiguió perdurar más allá del carácter religioso que pudiera darse al festejo y la que más nos interesa resaltar en estos tiempos de apatía y distancia social, es la que lograba congregar en esos enclaves a familiares y vecinos, desde mayores a jóvenes, dispuestos en grupos dispersos entre las pinadas o encaramados a alguna roca con el simple propósito de compartir viandas y un buen rato de diversión. Se subía a pie hasta el paraje y allí se extendían los manteles y se vaciaban las capazas, de las que generosamente salían todo tipo de alimentos para ser compartidos. Predominaban los primeros embutidos de la reciente matanza como símbolo de ese tributo vernáculo al cerdo, un buen pan y, por supuesto, las sobras de la Pascua: cualquier resto aprovechable, dulce o salado, que hubiera quedado en la alacena tras los días grandes de la Navidad. Tampoco faltaban las botas de vino, que circulaban de corro en corro. Ni la música de los instrumentos de siempre, ni los cantos, ni algún baile improvisado con el que cerrar la jornada antes de bajar al pueblo con las últimas luces de la tarde.

En Beniaján seguimos teniendo una ermita dedicada a San Antón al borde mismo de la cañada; un barrio, El Bojar, que lo festeja jubilosamente como patrón. Y la Asociación de Vecinos está intentando recuperar aquella buena costumbre de subir al monte a compartir una jornada con el vecindario, abriendo y ofreciendo el contenido de nuestros zurrones de pastores en el día de la merendona. Las ganas han ido a más tras este año de privación de toda concentración festiva. Nos hacen más falta que nunca. Y el año que viene, si San Antón quiere, allí nos veremos.


Gabriel Nicolás Vera
Técnico de Interculturalidad y Desarrollo Comunitario
Proyecto PERIFERIA-S (Fundación Cepaim)

#VamosBeniaján

A lo largo del estado de alerta decretado por el Gobierno, desde el Centro Comunitario «La Estación» seguimos y seguiremos muy atentos a las necesidades de las personas por las que trabajamos, así como de las instituciones del territorio con las que colaboramos. En estos tiempos difíciles, resulta de vital importancia mantener más sólida y unida que nunca la red de apoyo mutuo y comunitario que llevamos tejiendo todos estos años.

Muestra de esta inquietud es la iniciativa puesta en marcha estos días para llevar un soplo de esperanza y optimismo a toda la ciudadanía de Beniaján. Se trata de un vídeo colectivo en el que se han implicado y participado las asociaciones de la localidad. Cada entidad ha grabado un pequeño mensaje y, con todos ellos, se ha montado uno que unifica todas esas muestras de apoyo y solidaridad. La respuesta de las asociaciones ha sido masiva, generosa y esperanzadora, como no podía ser de otra manera… un motivo más para tener confianza en que juntos venceremos al virus. Estamos convencidos de que, cuando todo esto acabe, saldremos reforzados como individuos, pero sobre todo como comunidad.

Todas estas asociaciones y colectivos están tomando parte, además, a la hora de prestar ayuda al personal sanitario y a los sectores más vulnerables de nuestra sociedad, gestos que hacen más llevadera la situación y el confinamiento de nuestros vecinos y vecinas. Las usuarias de los Centros de la Mujer de la localidad, por ejemplo, se han coordinado a través de la Junta Municipal de Beniaján y Protección Civil para confeccionar mascarillas. Ejemplar está siendo la contribución de muchos empresarios y comerciantes de la zona a pesar del golpe económico que el confinamiento está suponiendo para sus negocios, contribuyendo con productos y donativos que están llegando a las familias más afectadas.

En Fundación Cepaim permanecen igualmente en alerta compañeros y compañeras de todas las áreas de intervención, especialmente las más sensibles, como son las de Acogida y Protección Internacional, para tratar de minimizar las secuelas que está dejando esta crisis. Cepaim también ha lanzado la campaña solidaria #SinCasaCovid19, con la que pretende recaudar fondos que se destinen a paliar la dura, inhumana e insostenible situación que se está viviendo en asentamientos de todo el país, donde su población presenta una especial vulnerabilidad frente a la infección. La web abierta para apoyar esta iniciativa es: https://sincasacovid19.com/

Desde La Estación, toda nuestra gratitud por tantas y tantas muestras solidarias y nuestro abrazo… virtual, pero lleno de energía positiva.

Culmina una nueva edición de las Aulas de Creación Artístico-Científica de Beniaján

Sesenta adolescentes han participado este año en los talleres propuestos: magia, teatro, robótica y creación de videojuegos

SAMSUNG CSC

El pasado viernes, 13 de julio, tuvo lugar en el Auditorio de Beniaján la clausura de los talleres desarrollados desde principios de mes para jóvenes entre 12 y 17 años, oferta formativa y lúdica de carácter gratuito que desde hace ya cinco ediciones brindan conjuntamente el Centro Cultural de Beniaján y el Centro de Arte y Desarrollo Comunitario «La Estación».

En esta jornada final, tras dos semanas de intensa actividad, todas las personas participantes han mostrado y compartido con sus familias y el público en general el aprendizaje, las destrezas y las inquietudes despertadas en torno a cuatro disciplinas tan distintas como sugerentes.

El Ayuntamiento de Murcia y la Fundación Cepaim, como entidades organizadoras de estas Aulas, han querido resaltar la gran aceptación que este tipo de propuestas suscitan entre la población joven de la zona, pues surgieron como respuesta a una demanda de ocio juvenil durante el periodo vacacional y su consolidación queda reflejada en que, un año más, ha quedado cubierto el total de plazas ofertadas.

Durante la muestra de los cuatro talleres ha pasado por el escenario tanto el talento de jóvenes actores y actrices, como la ilusión desplegada por incipientes magos a través de sus trucos; también la destreza de quienes ya han empezado a familiarizarse con el manejo de drones, el montaje de pequeños robots o el diseño de videojuegos. Todo un universo creativo que, además de divertir, ha generado espacios de encuentro intercultural para nuestros jóvenes donde aprender y compartir experiencias.

SAMSUNG CSC

La Estación, laboratorio científico

De los cuatro talleres, tanto el de robótica como el de videojuegos han sido los que se han desarrollado en La Estación de Beniaján. Las antiguas bóvedas de las instalaciones ferroviarias, símbolo del progreso en otro tiempo, han acogido estos días unas actividades tecnológicas que nuevamente miran hacia el futuro. Los propios formadores han hecho hincapié en la proyección que tienen este tipo de conocimientos entre la juventud más allá del puro entretenimiento, alentando en cada participante unas capacidades con las que quizá puedan labrar algún día su camino profesional.

SAMSUNG CSC

SAMSUNG CSC

Estas aulas se enmarcan en un Proyecto integral para la inclusión activa, la dinamización comunitaria y la participación social en zonas de exclusión social en la Cordillera Sur del Municipio de Murcia, financiado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad a través de las aportaciones del IRPF y la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades de la Región de Murcia.

Arranca la IV edición de Beniaján MicroAcciona

Beniaján MicroAcciona es un festival de acción social e intervención artística con una mirada hacia la inclusión y la participación ciudadana.


Tomando como referencia la localidad de Beniaján, seis artistas inundarán durante una semana las calles de la pedanía para favorecer la inclusión social mediante teatro, música, arte urbano, video-documental, radioteatro o poesía colectiva.

MicroAcciona nace de la colaboración entre el Auditorio de Beniaján y el Centro de Arte y Desarrollo Comunitario «La Estación», alcanzando en 2017 su cuarta edición, una iniciativa promovida desde la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Murcia y Fundación Cepaim. Los seis proyectos becados están integrados por profesionales del sector artístico y de la intervención social. El desarrollo de su trabajo parte de un conocimiento e interrelación con el entorno para trabajar de forma conjunta, desarrollando acciones participativas con arte comunitario.

Acompañando siempre a los colectivos más vulnerables, MicroAcciona invita así a la participación para la transformación urbana y la mejora social. El programa se realizará íntegramente en Beniaján, desde el 24 de Noviembre al 1 de Diciembre, en distintas localizaciones y espacios públicos de la pedanía. La perspectiva de género en jóvenes, las personas en situación de protección internacional y su inclusión en la comunidad, nuestros mayores o la colectividad son algunas de las temáticas abordadas en esta edición.

El programa cuenta con talleres de teatro de sombras, música étnica en directo, arte urbano, fotografía, audiovisual, performance y poesía colectiva, actividades diversas que se adueñarán de las calles y de diferentes espacios de Beniaján para lograr un mayor impacto social en el territorio con la participación de la ciudadanía.

Imagen Publicidad MICROACCIONA 2017

Música, juventud y transformación urbana: la fórmula del éxito del Cordillera Sur Fest

La segunda edición del festival de arte y transformación urbana, organizado por la Asociación Juvenil Cordillera Sur Murcia promovida por Fundación Cepaim y el apoyo del  Ayuntamiento de Murcia, vuelve a llenar de música el entorno de la antigua estación de Beniaján.


 

Desde el 1 de octubre y durante toda una semana, un amplio programa de actividades ha colmado de música, baile, cine y ocio infantil espacios diversos de la pedanía, llenándolos de animación y de cultura, toda una declaración de intenciones de lo que deparaba al público la noche del pasado sábado con el gran concierto de cierre del festival celebrado en la antigua estación de Beniaján.

El primer grupo que abrió la velada de música en directo fue Elure, banda ganadora del concurso del festival, a la que siguió el buque insignia del festival, Clot, con su forma de entender el rock y su “frontman” entregado a su público, haciendo que el ambiente se caldease un poquito más. Una gran sorpresa fue la actuación de Road Ramos: con solo dos personas, muy pocos artistas son capaces de iluminar un escenario en el formato que eligieron para tocar; su actitud clara y contundente hizo al público gozar. A continuación saltó al escenario Chiki Lora, que con su gran sonrisa, sus grandes músicos y su nuevo disco “Sumando” movió a la gente que palmeaba y bailaba sin parar. Con Mr. Kilombo se acercaba el final de la noche y sin duda la gente disfrutó mucho con su actuación, embaucando al auditorio y dejando huella en Murcia. El broche final lo pusieron los Karmacadabra llenando de energía el final de una fiesta que llegó a congregar a casi un millar de asistentes junto a las viejas instalaciones ferroviarias.

Este entorno vuelve a ser idóneo para la celebración del evento teniendo en cuenta la filosofía del festival y de la propia asociación organizadora, pues sus iniciativas pretenden llenar de contenido espacios abandonados o infrautilizados de Beniaján contando siempre con la implicación de la juventud. El Centro Comunitario La Estación”, que tiene su sede en el antiguo muelle de carga, lleva precisamente varios años trabajando por la recuperación del espacio gracias al apoyo de vecinos y vecinas de Beniaján y de la Junta Municipal. El Cordillera Sur Fest no hace sino reforzar el espíritu comunitario e integrador de todas las propuestas de mejora que giran en torno a un lugar tan emblemático y singular. Este año, además, se ha contado con la colaboración de colectivos vecinales para la realización de las actividades, como “Cine y música” y otras entidades, como el colectivo MODAlogía, que realizó “El intercambiador” en “La Estación”.

CordilleraSurESCENARIO

El éxito organizativo y de público de esta segunda edición demuestra además el buen trabajo desarrollado por la asociación “Cordillera Sur Murcia” que, con sólo tres años de trayectoria, ya ha conseguido importantes logros en favor de la juventud local y ha canalizado muchos de sus intereses. El trabajo en red y la colaboración obtenida para la celebración del festival por parte de Fundación Cepaim, del Instituto de Industrias Culturales de la Región de Murcia o del Ayuntamiento de Murcia a través de la Junta Vecinal de Beniaján, avalan el respaldo de todas estas instituciones a la asociación y su interés en apoyar este tipo de proyectos que dan una respuesta eficiente, exitosa y muy aplaudida a las demandas culturales del colectivo juvenil de la zona. Las concejalas Rebeca Pérez y Maruja Peregrín, así como el alcalde pedáneo Francisco Hernández y varios miembros de la Junta Municipal, apoyaron con su presencia la celebración de este festival que ha llegado a la Cordillera Sur para quedarse.

IMG_1892

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las cookies y de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies